Visitantes

viernes, 21 de noviembre de 2014

Mors Principium Est - "Dawn Of The 5th Era" (Melodic Death)

Ah! Finlandeses. Cada vez que vean que una banda proviene de esas gélidas tierras, prendan las alarmas de buena música, generalmente no quedarán decepcionados. El quinteto de Mors Principium Est no está por la labor de desmentirme; nuevamente, con su quinto disco, "Dawn Of The 5th Era" se anotan un excelente trabajo, todo lo intenso, crudo, veloz y melódico que de un buen Melodeath es esperable. Este ha sido un buen año para la cosecha de ese género.


Un poco sorprendido si estoy por la prontitud con la que llega este disco, el cual, luego de "...And Death Said Live"  de 2012, no nos hacen esperar cinco años como ocurrió entre ese y "Liberation = Termination" (2007), disco que había sido un punto algo bajo luego de su mejor trabajo hasta este momento, el disco de culto "The Unborn" (2005) y que sigue siendo uno de los mejores trabajos de sonido Gotemburgo. Sumamente recomendable buscarlo y deglutirlo con avidez.

"Dawn Of The 5th Era" es un trabajo muy ajustado los cánones del género, melódico lo suficiente, agresivo bastante, rápido, de buena guitarra, excelente atmósfera -sin abuso de uso del sintetizador- , algunas canciones de riffs memorable, especialmente el mejor tema del disco como es Innocence Lost, así como otros excelentes, tipo We Are The Sleep y Monster In Me, y que sin pretensiones novedosas, cumple no sólo con los fieles seguidores de la banda, sino con muchos más. Creo que este disco muestra claramente el nivel que el Death Melódico tiene en los actuales momentos y que, en mi perspectiva, es de muy buen eestándar 

Ciertamente el disco es bueno. También es cierto que no aporta prácticamente nada en el segmento novedad, pero no por ello se debe dejar de descartar, por ejemplo, una ejecución instrumental preciosista, precisa, emocionante y muy bien lograda, lo que unida a una producción y grabación de primer orden -dentro de lo que hoy es esperable- lo convierten, al menos, en ejemplo de lo que cualquier banda que quiera lucirse debe hacer.

La voz de Ville Viljanen sigue siendo interesante, su growl sumamente agrio y sin embargo no necesariamente lo más potente que se oye en el ambiente, aunque no cabe ninguna duda que también aquí logró su cometido y no compromete en absoluto el descomunal esfuerzo que se percibe en la ejecución de la batería de Miko Sippola y la enorme exhibición de guitarra del nuevo miembro de la banda, Kevin Verlay, quien reparte su tiempo entre Mors Principium Est y los veteranos del Thrash, los franceses de Agressor.

El punto flaco, como en general viene ocurriendo con algunas bandas especializadas en Melodeath, es que el avance es relativamente poco, cuando quizás inexistente y por eso gente como los australianos de Ne Obliviscaris han asaltado con tanta facilidad las carteleras de este año, mostrando cosas que se salen de lo usual, mezclas de sonidos contradictorios y a la vez fantásticos, aunque, claro... eso es Black, pero el punto es la novedad (o la ausencia de ella).

En resumen, "Dawn Of The 5th Era" es otro ladrillo en la sólida pared de trabajos que Mors Principium Est ha demostrado que es capaz y se constituye en un buen aporte para el catálogo de los que como yo, tenemos especial predilección por este tipo de Metal.

8/10

Bájalo y si te gusta, cómpralo

martes, 18 de noviembre de 2014

Devin Townsend - "Z²" (Progressive Rock / Modern / Experimental / Industrial)

Bueno, gracias a todos los que amablemente se tomaron unos minutos para sugerirme sus mejores discos del año, las verdad es que hay grandes trabajos, algunos incluso joyas. Aunque mucho de lo que comentaron lo he oído, también hay bastante que no conocía, lo que sólo me confirma la enormidad de buena música que circula por ahí y que en nunca llegaré a apreciar toda, lo que en el fondo me causa una sensación de angustia eso XD... pero no importa, lo que si, es que me ayudaron mucho y -nuevamente- lo agradezco.


Siento que hay un disco que se repite con cierta regularidad en las sugerencias y que aunque había escuchado, se me había pasado comentar expresamente ya que se me antojaba, como estoy a punto de confirmar, con mucha necesidad de detalles para contextualizarlo... Este es "Z²" de The Devin Townsend Project, el cual es un álbum doble, el primero llamado "Sky Blue" y el segundo "Dark Matters". Son, por supuesto, en el más puro estilo de Townsend, discos monumentales en duración y épica sonora, alcanzando en total casi las dos horas de duración.

Aquí cabe explicar algo para quien no haya seguido la carrera de este canadiense. El disco "Dark Matters" al observarse bien parece no ser propiamente producto del The DT Project, sino de una banda llamada Ziltoid, que no es tal... es igualmente de Townsend pero imbuido en su macro concepto del álbum "Ziltoid The Omniscient" (2007), trabajo en el que se narra la historia de este ser llamado Ziltoid que le declara la guerra a la Tierra luego de que le gustara mucho una taza de café que le ofrecen. Bueno, así de fumado es el tema. En todo caso, este segundo disco sería la secuela del nombrado "Ziltoid The Omniscient", el cual, para serles franco, a pesar de lo friki, creo recordar que fue muy bueno y recibió buenas críticas.

El primer disco, "Sky Blue" es un disco muy melódico, basado en elementos de Rock Progresivo, con sonidos Modern e Industrial y uso extensivo de sintetizadores, todo lo cual le da una atmósfera envolvente y lo hace divertido por ratos, épico y emocionante. Sin embargo la magia del disco se pierde rápidamente, a pesar de ciertos toques agresivos en la voz de Devin se hace empalagoso, aún cuando no genérico. Me explico: el disco tiene buenos sonidos, aunque la influencia Modern no sea totalmente de mi agrado; su fuerza melódica y toques épicos se perciben bien, pero excede los elementos plásticos, casi de tendencia Disco, que lo recorren. En el fondo es demasiado ecléctico para mi gusto y luego de escucharlo algunas veces, pierdo interés. No llegaré a decir que es un disco malo, ni mucho menos, pero le falta fuerza, más Metal posiblemente. Aunque de los dos discos, este es sin duda el mejor, especialmente canciones como Fallout, Midnight Sun y A New Reign que tiene elementos bastante interesantes que ofrecer.

Luego "Dark Matters" me pareció un disco flojo, con su tema conceptual bien desarrollado sin duda, pero que no terminó nunca de envolverme en esa sensación que discos narrativos, como por ejemplo el descomunal "The Singularity (Phase I - Neohumanity)" de Scar Symmetry, de este año, si lo logró. Mucha divagación, pero poca sustancia define la segunda parte de "Z²", entregando sólo por momentos lo que se esperaba de esta mega banda, la cual incluye a casi veinte colaboradores, sin contar el gentío que conforma a la Orquesta Filarmónica de Praga... y aunque semejantes credenciales podrían sugerir un trabajo destinado a la inmortalidad, creo que en lo principal, en la sensación, se extravió un poco, dejando a medio cocinar elementos como emoción musical, lo cierto es que pocas canciones encontraron en mí un verdadero eco. Sólo algunas zonas de temas como War Princess y Earth me gustaron y definitivamente hubo exceso en los sonidos electrónicos, de lugares comunes tomados de la ciencia ficción y sonidos Pop, tanto en la melodía como en el ritmo.

Seguro estoy que mi percepción está por debajo del promedio general que algunas personas creen haber descubierto con esta monumental entrega (en tamaño) de The Devin Townsend Project, comentarios algunos que pueden llegar a catalogarlo como 'celestial' y no seré yo quien reniegue de la enorme capacidad que este gran músico tiene y ha demostrado a lo largo de más de veinte discos y años de carrera bajo diferentes denominaciones, especialmente cuando a finales de los noventa e inicios del milenio, bajo su égida la banda Strapping Young Lad retumbó con su Metal extremo, sus trabajos Thrash y mucha experimentación. Sin embargo esta puede no ser la más lograda de sus entregas.

Habría deseado complacer a muchos que lo esperaban con una calificación mayor, pero siendo honesto, como he tratado de mostrarlo en este blog, este último trabajo de Townsend, ni me sorprende, ni me impacta, aunque tenga algunos momentos.

6.5/10


viernes, 14 de noviembre de 2014

Machine Head - "Bloodstone & Diamonds" (Thrash / Groove / Progressive / Metalcore)

Una de las cosas que más me gusta del Metal es lo bueno que es para mandarme a callar la boca. Cuando hace apenas algunos días decía que limitaba mi acercamiento a cualquier cosa que tuviera el apellido Core en su nombre, no ocurre sino que se aparece el nuevo trabajo de los veteranos norteamericanos, Machine Head, llamado "Bloodstone & Diamonds", que a pesar de seguir su conocida línea Groove y Thrash, muestra interesantes influencias Metalcore, entre otras varias.


Pues bueno, estos 'chiquillos', con casi veinticinco años de alineación se han lanzado, contando sólo con la presencia de uno de sus miembros fundadores, Robb Flynn, uno de esos discos sorpresa que aparecen de cuando en cuando. Emocionante, crudo, completo, complejo, cambiante y ... ¿dije crudo? a más no poder. Adelantaré diciendo que tengo la firme convicción de que este es el mejor disco de Thrash no sólo de 2014, sino de los últimos dos años, posiblemente desde "Phantom Antichrist" de Kreator en 2012 y un poco mejor que lo que Overkill presentó con "White Devil Armory", sobre todo por los elementos novedosos.

Me sirve como principal sustento del argumento anterior el alto nivel de fusión y atrevimiento que los sonidos de este álbum destila. Debo rendirme ante la evidencia de aparente facilidad que muestra la banda para unir la multitud de influencias que recalan en "Bloodstone & Diamonds". Los fundamentos Groove son el trasfondo principal sobre el que las canciones se desarrollan, pero hay mucho más, Core bien hecho, riffs de melodía compleja y una enorme cantidad de cambios de ritmo que casi -o sin casi- permiten calificar a este disco como Progressive. Y sin embargo no es la pulida técnica instrumental la que convierte el trabajo en un verdadero placer, lo que podría -más bien- convertirse en un lastre, especialmente para el público que gusta del Thrash y prefiere sonidos más frontales, es lo buenas que son las canciones. Punto. Sin mucho análisis. 

Temas como Now We Die, nominada a Canción del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica, Nights Of Long Knives, In Comes The Flood y Game Over, serán reconocidos hasta por los menos fanáticos de la banda como lo mejor que esta ha presentado en sus siete discos anteriores y que, al menos para mi, traduce este trabajo en emblema del género y posiblemente les gane una nueva cantidad de seguidores. Cosas como "Bloodstone & Diamonds" no deben dejarse pasar por debajo de la mesa. Aún cuando a pesar de que el disco es un poco largo y le sobra alguna canción, quizás Sail Into The Black y por eso se hace empalagoso, en general no tiene desperdicio; setenta y un minutos es como mucho para este despliegue de intensidad y una o dos canciones podrían haber quedado afuera (¡que hagan como Carcass que sacó un EP de outtakes de "Surgical Steel"! :-)

Instrumentalmente es excelente: guitarras crudas y bien ejecutadas, bajo atronador y batería milimétrica se complementan de manera genial, sin embargo es la voz de Flynn la que sirve de vaso comunicante entre todos los elementos. Su capacidad para ser destructor, agresivo y arrollador en el sonido Thrash y luego cambiar a tonos Core, growls duros o melodías más suaves, sin inmutar su fuerza, es para mí, producto de capacidad y gran experiencia, deslastrada -ahora si- totalmente de cualquier atadura; toda la emoción afuera, todo el sentimiento entregado. Eso es lo que el Metal más agradece y devuelve siempre en forma de reconocimiento.

Sentarse a oír "Bloodstone & Diamonds" debe ser una obligación para cualquiera que se precie como amante del Thrash o del Groove, pero estoy seguro que también para quien quiera descubrir como se hace buen Metal, no importando el género, pues la exposición a este tipo de muestras nutren el lado oscuro del alma. Todo: sus letras, su música, su fusión de estilos, su agresividad y su intensidad son de primer orden. Incluso canciones 'diferentes', como Damage Inside, muestran seguridad en sí mismos y excelente sentido musical.

Hay que continuar siguiéndole la pista a Machine Head pues con este disco crean uno de los trabajos elementales de género y se encumbran por derecho propio en el sitio reservado para los líderes del Metal.

9/10. Trigésimo primer seleccionado como contendiente a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.


jueves, 13 de noviembre de 2014

Oyendo mucho Metal... espero recomendaciones

Se acerca el final del año, estoy elaborando una nueva crítica, mañana o pasado la debo subir. Pero mientra tanto estoy repasando mucha música, especialmente todos los discos que están calificados desde 8 hacia arriba y me maravillo de lo que ha pasado este año... para mi hay ciertos claros favoritos para estar en lo más alto

Me agradaría que amablemente, los que tengan uno o dos minutos, me ayudaran diciéndome dos cosas:

1.- ¿Cuáles son sus cinco discos favoritos de este año, hasta este momento?
2.- ¿Qué crítica creen que es imprescindible de discos de 2014 que no he realizado aquí? La que más veces sea sugerida, la haré.

Espero comentarios,

Saludos,

Alfonso

\m/   

lunes, 10 de noviembre de 2014

Triosphere - "The Heart Of The Matter" (Melodic / Power)

"The Road Less Traveled" es uno de mis discos favoritos de todos los tiempos. De hecho ese trabajo de Triosphere es el que escogí como Disco del Año en 2010, cuando este humilde blog estaba en sus inicios. Esta situación me ha hecho muy complicado enfrentarme a la crítica de "The Heart Of The Matter" ya que mis expectativas eran realmente altas y no puedo sino referirme a este -el tercer disco de la banda- usando necesariamente como referencia su anterior.


"The Heart of The Matter" es un disco muy bien ejecutado instrumentalmente y producido, en el que la voz de la hermosa Ida Haukland deja ser la absoluta protagonista de la banda para darle algo más de espacio a la guitarra que toca Marcus Silver. Lo que, en mi más completo egoísmo, no es lo que deseaba. Habría querido volver a escuchar a Ida, con su voz rasposa e intensa, ser el centro y llenar todos los espacios con esa intensidad emocional tan especial con la que me arrebató con su disco anterior. Sin embargo, para esta entrega los noruegos de Triosphere, más experimentados luego de haber acompañado en alguna gira a bandas como Arch Enemy, se han decantado por un sonido algo diferente, posiblemente más elaborado y fuerte, sin embargo, sin el impacto descarrilado que yo deseaba... es terrible hacerse expectativas XD

No vayan a pensar ni por un momento que "THOTM" no es un buen trabajo, por el contrario, creo que si lo es. Es más maduro, puede que más oscuro, menos rápido en algunas zonas, pero con un poco de menos melodía y emocionalidad, esa que percibí con carácter casi ingenuo en algunas canciones de su disco anterior, sin embargo, "The Hearth Of The Matter" vale más que un buen rato. Temas como Breathless, la mejor del disco, The Heart´s Dominion o la hermosa balada Virgin Ground, en donde Ida deja todo su sentimiento en la ejecución, reverdece el Triosphere que conocía, incluso el que viene desde su primer trabajo, "Onwards" (2006), disco que también es necesario para entender los avatares que han sacudido a estos excelentes músicos.

Otras canciones como Relentless o Remedy son más genéricas y Steal Away The Light un poco floja. Pero repito, mis expectativas eran muy altas y eso distorsiona mi percepción, seguramente si en vez de ser de Triosphere estuvieran firmadas por otras bandas, habría más sorpresa. En todo caso, las doce canciones que componen el disco tienen fuerza, entregando un concepto elaborado en lo que a songwritting me merece, pero que, comparado con lo que ya habían presentado, se queda algo corto, especialmente de la mitad del disco en adelante, pues es en las primeras seis donde se encuentra lo mejor del trabajo, sin embargo, debo ser honesto, "THOTM" no me deja ninguna canción especialmente clavada en el fondo del corazón, como si lo hicieron con "The Road Less Traveled" 

Cierro diciendo que el despliegue de Silver en la ejecución de la guitarra es de primer orden, nuevamente pone en evidencia su enorme capacidad y estoy seguro que en el futuro sabremos más de él. Igualmente provechoso para el grupo se percibe la incorporación de Ørjan Aare Jørgensen en la batería, la cual ejecuta con precisión y calidad.

Sólo desearía que el próximo disco de Triosphere no demorara cuatro o cinco años, sino que tuviéramos más de ellos antes.

8/10


domingo, 9 de noviembre de 2014

Quickie 5 - Dark Flood - Horncrowned - Sonata Arctica - Pink Floyd

Dark Flood - "Inverno" (Melodic Death Metal): un disco interesante en algunos sectores, de una banda finlandesa con muchos años sin sacar un disco. Aún a pesar de la espera, el trabajo es estandar y poco sorpresivo; en general no va a destacar en ninguna lista, pero sirve para descubrir que se está haciendo o -más bien- que se está dejando de hacer en la escena Melodeath. Voces limpias, la verdad, lo menos logrado, growl bastante bien, sonido exageradamente genérico y con algunos elementos melopop en coros y teclados que realmente evitaría en futuras entregas, a pesar de eso la batería y guitarra están bien logradas y lo muestran en algunas zonas básicamente instrumentales. Aceptable para mantenerse al día, en el contexto del género.
6/10


Horncrowned - "Defanatus" (Black): Estos colombianos hacen algo que los conocedores llaman dentro del Black, el Second Wave, algo así como decir 'un poco más avanzado que Celtic Frost'. No se les puede negar el compromiso con su mensaje anticristiano-demoníaco-en-serio, sin embargo su sonido es sólo regular. Si se está en una onda exploratoria de qué se hace por los lados latinoamericanos en materia de Metalsatanismo a la Noruega, la banda tiene sentido. Sin embargo, incluso a pesar de ser este su séptimo disco, entre EPs y larga duración, no tienen mucho que ofrecer musicalmente hablando, puesto que todo suena casi exactamente igual, sin que 'igual' sea bueno, sin contar que la grabación/producción es deficiente.
4/10

Sonata Arctica - "Ecliptica (Revisited)" (Power): En su quince aniversario Sonata decide volver a grabar uno de sus discos más famosos, remozando sus canciones. En algunos casos puedo dar fe de que así ejecutan esas canciones actualmente en sus conciertos, lo viví en Caracas hace unos tres años, especialmente Replica. Me parece que hicieron un buen trabajo y aún cuando en su mayoría prefiero como sonaron originalmente esas piezas, creo que hicieron justicia en otras, aún cuando la voz de Tony Kakko puede que luego de esos años no sea tan poderosa. Sin embargo, es una muy buena revisión de exámen. No tiene nota, pero es muy recomendable.

Pink Floyd - "The Endless River" (Classic Rock / Experimentation): PF es un género en sí mismo. Posiblemente de cada diez bandas buenas, seis o siete los puedan citar como influencia o inspiración, así que comentar un nuevo disco, basado en outtakes que quedaron fueran de otros trabajos (según dicen, en este caso, principalmente de "The Delicate Sound Of Thunder", aunque a mi me suena a cosas más viejas), es un arma de doble filo. Realmente el trabajo es interesante, puro Pink Floyd, no se ni que más decir, cada quien que saque su conclusión. Sin embargo el sonido es el de una banda que se mira en el espejo y ve lo que ella es, ni más ni menos. No hay sorpresas, pero tampoco decepciones. "The Endless River" es un disco que se debe escuchar obligatoriamente, sin embargo no agrega ni desmerita la herencia de una de las diez mejores bandas de Rock de todos los tiempos. Apenas en la última canción hay voces y entiendo que mucho de las guitarras y batería es grabado en la actualidad sobre los sonidos originales, por lo que no se si realmente todo es lo que originalmente se deseaba; pero el disco ni suma ni resta. Oígase, interprétese como una página más, pero no revoluciona nada.
No le aplica -ni creo que le puede aplicar- puntuación, pero es un viaje trascendente, como todo PF.

jueves, 6 de noviembre de 2014

Soen - "Tellurian" (Alternative)

Un género que es altamente inusual que me motive a escribir es el Alternative. Mi percepción es que es una especie de 'niño bobo' del Metal, porque que no termina de ser Metal, ni quiere desligarse del Rock y que en muchos casos sufre de falta de fuerza, de impacto por así decirlo. Sin embargo "Tellurian", el segundo disco de los suecos de Soen, trás su buen debut de 2012 con "Cognitive", ha merecido no sólo mi atención, lo cual sería lo de menos, sino la de el gran público, el cual sin ser un disco ni rápido, ni estridente, ni crudo... sin embargo, para variar, es emotivo.


Para salir de lo obvio primero, procederé a confirmar: si, nuevamente suena como Tool... pero diferente, más oscuros. Aquí podría comenzar el eterno debate de si el Alternative es o no es Metal. No me voy a meter a herir sensibilidades (más de las que he debido alterar con lo de 'niño bobo'), pero vuelvo a afirmar mi visión: Metal es más actitud que sonido y Soen, aún cuando con "Tellurian" no agitan las aguas oscuras de esta gran manifestación, muestran buena ejecución e intensidad, de la calmada, como la de un cazador que se prepara para capturar a su presa... no puede espantarla y a veces algo más, como en los temas Tabula Rasa, Pluton y Kuraman, corre tras ella.

Metáforas ridículas aparte, el disco de este grupo, catalogado por algunos como superbanda porque en su alineación se observan nombres famosos como Martin Lopez en la batería (Opeth, Amon Amarth... sip, increible pero cierto la distancia de géneros) se deja llevar, embelesa y crea un ambiente interesante. Diría que detrás de una excelente ejecución instrumental, de indudables raíces Progresivas, aunque menos atractivas en la voz, el disco dista mucho de querer ser accesible o indulgente, por el contrario, tiene buena emocionalidad contenida, liberada poco a poco. Desde mi visión este puede ser uno de los trabajos ideales para mostrarle a los no iniciados en las artes metaleras, por donde va la cosa... sin necesidad de espantarlos.

Sin embargo el disco, adoleciendo finalmente de su propia visión, se hace letárgico en algunos sectores, un poco distraído en sus sonidos... de hecho puede ocurrirle a alguien como me pasó a mi, que cuando oigo un disco lo hago que se repita automáticamente para ver que sensación me produce, y en este caso no supe distinguir claramente donde comenzaban o terminaban algunas canciones, aun cuando todas mantuvieron un nivel entre bueno y aceptable; pero sin grandes sorpresas. Pasajes aquí y otros allá más emocionantes, pero nada especialmente sobresaliente, repito, eso si, en un contexto interesante.

Ciertamente no estoy seguro que termine de gustarme totalmente esta forma de hacer Metal en la que los temas caen en esos baches etéreos, que tienen bastante de Prog, pero no termina de serlo, sin embargo "Tellurian" tiene momentos que hablan bien de Soen y ayudan a mejorar un poco mi perspectiva de lo que en materia de Alternative se hace hoy por hoy, posiblemente porque su uso del referido Progressive es mayor que el estándar.

7.5/10. Entendiendo que puede ser bastante más para los amantes específicos del sub-género. Espectacular y elaborada portada, nominada a Portada del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.


miércoles, 5 de noviembre de 2014

Cavalera Conspiracy - "Pandemonium" (Thrash / Groove)

Si hay un buen disco de Thrash circulando, que pareciera estar por debajo del radar de algunos, es "Pandemonium" de Cavalera Conspiracy, de -como no- uno de los brasileños más internacionales e icónicos en el Metal, como es Max Cavalera, unido en esta oportunidad a su hermano Iggor. Este es un disco que, a diferencia de algunas cosas, no necesariamente tan recientes, ha incluido los sonidos étnicos que distinguen sus trabajos de manera eficiente y emocionante.


No voy a entrar a hablar de Sepultura, ni del 'faux pas' que significan a mi entender algunos trabajos de Soulfly, ya que cada uno tendrá su criterio al respecto, sólo me atreveré a señalar que los últimos discos de ambas bandas no representan lo mejor del trabajo que de ellas he escuchado. Sin embargo, con este esfuerzo, los Cavalera parecieran haber decidido dejarse llevar mucho más por la crudeza, agresividad y fuerza con la que en un tiempo se les distinguió y que ayudó a inscribir su apellido en el templo del Thrash.

Diría que "Pandemonium" es uno de los discos más Groove que he escuchado en un buen tiempo, entendiendo ese término como lo que los conocedores -donde los haya- califican como Neo-Thrash o Post-Thrash, algo cuyos inicios históricamente se ubican en el mismísimo "Years Of Decay" de Pantera. En el fondo me da risa cuando comienzo a divagar así hablando de Metal... es como querer meter a un rinoceronte en un tubo de ensayo ... en todo caso, el disco es muy agresivo, muy intenso y seguramente muy del gusto de los amantes del Metal crudo.

Temas como I, Barbarian, Scum, Cramuhno, Not Losing The Edge y Bonzai Kamikazee son excelentes ejemplos de cómo se agreden los sentidos con una batería, una guitarra y una voz, pero a la vez, se impacta ese sentimiento de libertad y fuerza que sólo 'el sonido descarrilado que vino a salvar el Metal en los 90s' (mi propia definición del Thrash) es capaz. 

Muy notorio en este disco es el uso del ritmo, aún cuando le puedo alabar la excelente puesta en escena de Max en lo que a voz respecta, (sólo aceptable ejecución de guitarra de Marc Rizzo). El trabajo de Iggor detrás de los cueros es excepcional, intrincado y destructor, lo que unido a los sonidos y ritmos étnicos brasileños con los que se nutre el trabajo, creo que deben satisfacer a los cultores de los sonidos originales de Sepultura y posiblemente a quienes se acerquen por primera vez a este caballero.

El disco es desafortunadamente un poco largo, lo que termina haciéndolo empalagoso y tiene algunas canciones predecibles como Insurrection, sin embargo cuando Cavalera Conspiracy se deja llevar por su enorme potencial, estalla en buen sonido, a pesar de que sufre de cierta limitación en la producción, por culpa de la desafortunada manía de no ampliar el rango de grabación y querer hacer sonar todo a nivel alto. Especialmente bueno es el tema de cerrar, Porra, en el cual, su nivel de experimentación, lo convierte en lo mejor del disco.

8/10.


martes, 4 de noviembre de 2014

Beyond Creation - "Earthborn Evolution" (Progressive Technical Death)

"Earthborn Evolution" de Beyond Creation es un buen disco... de Fleshgod Apocalypse. Ja! Ja!... casi... ojalá nadie se sienta ofendido, es una broma, pero lo cierto es que sin las partes exquisitas de los segundos, el trabajo esta bien hecho y por qué no decir que, si la copia es la mejor forma de halago, este disco es una oda a los italianos. Ahora, cabe preguntarse, ¿eso es bueno o no? Bien, depende de quien lo oiga: a mi me gustó, más no me sorprendió. 


Este es el segundo trabajo de estos canadienses, luego el regular "The Aura" (2011) que nuevamente basa su ejecución en uno de los estilos más difíciles del Metal, como es el Technical Death con fuertes elementos Progresivos y que pareciera encontrarlos en bastante mejor forma, aunque no llegue a compartir el criterio de algunos que han creído observar la segunda venida de Atheist o Cynic, sin embargo tiene temas bastante interesantes, pero mucho menos impactantes que los que, por ejemplo, presentó este año Septicflesh con "Titan". 

No queda duda que el growl de Kevin Chartre es profundo y duro, fuerte transmisor de emociones y definitivamente el eje sobre el que el disco gira, sin embargo hay elementos del songwritting de la banda que no terminaron de emocionarme, de dejarme sentir esa acritud y fuerza que se espera de este estilo, todo ello sería un poco más olvidable si no encontrara dos elementos verdaderamente menores en el disco: el primero ya lo dije, no sólo no proponen mucha novedad sino que por momento 'fusilan' descaradamente lo que Fleshgod ha realizado recientemente, especialmente en su magistal "Agony" (2011) y el segundo, la producción del trabajo es sólo regular, la grabación es apenas mejor que mediocre, distando mucho de lo que hoy es posible con no tantos recursos, para ejemplo: el tema Theatrical Delirium bordea el nivel crítico audible.

Algunos elementos tomados del Jazz parecen contribuir con el ambiente de "Earthborn Evolution" en algunas canciones, aunque parecen irse muy pronto de escena, por lo que -si yo supiera de música- les recomendaría explorar un poco más ese sector de sonidos, donde me pareció que mostraron sus mejores momentos. Adicionalmente tampoco se puede negar que la batería que ejecuta Phillip Boucher está a la altura del género y la guitarra de Girard tiene sus momentos excelsos, especialmente en la ejecución de las escalas de los temas The Axiom y L'exorde.

Sin duda es un trabajo que agradará a los gustosos específicos del género y puede que a algunos más, sin embargo, desde mi humilde perspectiva, todavía hay mucho espacio para mejorar, especialmente en el redondeo de las canciones, en hacerlas menos genéricas, más impactantes... eso tan difícil de definir como es el 'punch'... a ver si me hago entender.

Mi respeto a este esfuerzo que sin duda marca el mejor trabajo de Beyond Creation hasta el momento y que comprueba la madera que la banda tiene para explorar unos sonidos tan complejos como estos, aunque la sola capacidad instrumental no sea, necesariamente, garantía de éxito rotundo, pero sin ella sería imposible. Quedo a la espera de un gran disco, pero de momento sólo un trabajo aceptable. La madera de la banda me la demuestra, especialmente, la canción de cierre Fundamental Process, en donde se atreven a poner más intensidad en la creación y destacan notoriamente.

7.5/10


sábado, 1 de noviembre de 2014

De mí y el Metal en mi vida

Ok, se acerca el final de 2014, tengo casi cuatro años manteniendo este blog y lo cierto es que desde hace al menos dos o más me visitan -increíblemente- unas veinticinco mil veces al mes (si, >25.000) y sigue en aumento... todo eso me justifica esta exposición, además de que hoy estoy inspirado y me siento mejor que en los cuarenta y cinco años previos de mi vida, por lo que creo que cabe un comentario para responder eso que tanta gente piensa y no se atreve a preguntar :) de '¿por qué?', ¿por qué me gusta y le dedico tiempo al Metal? ¿por qué lo escucho...? o ¿es que acaso mi objetivo es llamar la atención?


Lo cierto es que durante muchos años me he sentido 'oidor de música'. Pero retrocedamos: a pesar, por ejemplo, de que poseo desde los catorce años bastantes guitarras, algunas incluso exóticas, lo cierto es que no las toco muy bien (ni siquiera 'bien'), sin embargo su sonido me embelesa y me lleva a sitios insólitos. ¿Por qué entonces no seguir a quienes parecen los mejores ejecutantes de tan difícil instrumento?... incluso mis hijos demuestran una capacidad fuera de mi alcance para tocar música, no hablemos de mi hijo mayor,  a quien muchos consideran un excelente bombardinista (eufonio o tuba de menor tamaño, instrumento que yo no sé ni hacer sonar mal). El Metal parecía el sitio correcto para satisfacer mi necesidad de buen sonido de seis cuerdas.

En mi primera juventud, esa que algunos ubican entre los doce y los treinta y tantos años, escuché de todo y de lo que todos escuchaban: Pop, Rock, New Wave, Thrash, Heavy, Progresivo, Salsa, Jazz, Clásica... esta última fue, de hecho, mi primer negocio: junto con un tio mucho mayor que yo tuve una pequeña empresa importadora de Cds de música clásica, pero de la más exclusiva, de sellos suizos y austríacos de los más selectos, nada de 'Deutsche Grammophon' ni cosas así, puro nivel exótico: Nuestros clientes: ejecutantes de las bandas sinfónicas más importantes de Caracas, tiendas super especializadas y distribuidores serios; no miento al decir que llegamos a ser a comienzo de los noventa la importadora más grande de este género, aunque el mercado era muy limitado, más de cinco mil discos al año era asombroso... pero como tenía una participación pequeña en la compañía, "Cadenza Music" se llamaba, mis utilidades siempre fueron en discos y ¡que discos!, lo más granado de una época en la que no había internet y conseguir ese tipo de sonidos, especialmente hace veinticinco años, era muy difícil... entre eso y las cosas que amigos como Simón, Angel y su hermano Marco, Pablo y Antonio, conseguían, me fui nutriendo: Rush, Triumph, Police, Yes, Queen, Marillion, Scorpions, Metallica, Judas Priest, Iron Maiden, Van Halen y varios otros comenzaron a darme a conocer discos espectaculares.

Luego fui interesándome por sonidos más crudos. Aquí y allá conseguía discos casi clandestinos de Black, el cual era chochante al comienzo, especialmente por los preconceptos religiosos con los que había sido formado, pero que se convertían en un placer culpable, sobre todo por el trasfondo Punk que había en esos sonidos. El que haya oído a Celtic Frost en sus inicios no puede negar la fuerte influencia Six Pistols que ahí había.

En todo caso, hace unos veintidós o veintitrés años, recién graduado de abogado (sip, soy abogado... de una multinacional de las más grandes en su área, para sorpresa de algunos), decidí que era esa música chochante la que más me gustaba, aunque todavía la mezclaba con mucho Pop (por favor...!! la movida española de los ochenta y noventa es parte de la banda sonora de mi vida y todavía tengo todos los acetatos de Mecano!!) y me dediqué, en la soledad de mi primera oficina como freelancer, a escuchar muchas horas de Thrash y Heavy... en un intento desesperado de salvar la pureza del Metal de las garras del Grunge, que -como lo he dicho muchas veces- casi lo destruye a inicios de los noventa.... sólo por eso el 'Big Four' merecen gloria eterna.

Luego de varios años de oir Metal y otras cosas menos 'kosher' como Meat Loaf y todo lo que salía de las manos de Jim Steinman, hace unos quince años -más o mierda- dejé de escuchar deliberadamente todo lo que no fuera verdadero Metal y descubrí algo que parece contradictorio en sí mismo: el Metal es popular, pero elitesco; es divertido y crudo, pero inteligente; es emocionante, pero complejo y definitivamente no es para todo el mundo. Aquellos que hemos sido bendecidos por los humores oscuros del sonido de la guitarra desgarrada, el bajo subhumano, la bateria criminal y el grito en el pecho, sabemos que somos guardianes de un secreto: el Metal es la manifestación artística, al menos musical, más intensa y descaradamente brutal que existe... y el secreto se guarda a si mismo!... aunque le muestres a tu amigo, a tu hermano o a tu pareja esos sonidos, si ellos no abren su mente y su corazón a ese secreto, el mismo nunca se les revelará y sólo les sonará, como ellos lo definen, "a ruido".

Diré para cerrar que, aunque suene contradictorio, el Metal no necesita que sepas de sus interioridades, pero favorece leer y estudiar acerca de él; su sonido arrastra inmisericorde a cualquiera que se rinda a su fuerza y sin embargo es mejor conocer sus artes; y su imaginería es espectacular, aún cuando mucho es... y no es. Continuaré algún día, más adelante, narrando de los placeres que el Metal y este blog me han generado, pero de momento lo dejo aquí, satisfecho por haber descubierto un poco más el sentido de lo que hago y en conjunto hacemos los metaleros, unidos por un growl que espanta, una guitarra que grita o un riff que impacta.

\m/

Alfonso

jueves, 30 de octubre de 2014

Ne Obliviscaris - "Citadel" (Blackened Progressive / Avant-Garde / Symphonic)

"Citadel" de Ne Obliviscaris debería -según mis cálculos- cerrar oficialmente el ciclo de grandes lanzamientos de 2014, aunque siempre podrá venir algo adicional. Igual me encuentro esperando el nuevo trabajo de Triosphere, pero no se si abrigar esperanzas porque el tema que han adelantado no es nada especial; lo cierto es que a nadie cercano al Metal, cualquiera sea el género de elección, que no haya estado viviendo debajo de una piedra, le va a sorprender este disco; es más, me atrevo a afirmar: Ne Obliscari puede ser la mejor banda reciente y seguramente es una de las más influyentes de los últimos años. "Citadel" sólo tiene por objeto confirmarlo.


Ahora bien, dicho lo anterior también debo puntualizar: Ne Obliviscaris es una banda que hace música selecta, compleja, para un público que entiende bastante más que el sentido promedio del Metal, ya que mezcla una miriada de sonidos y estilos que pueden confundir fácilmente a los oidores más casuales o a aquellos atraídos por el sonido crudo, frontal y despiadado, por ejemplo, del Black puro. 

En "Citadel" se puede diferenciar claramente el elemento Progressive o Blackened Progressive como base fundamental sobre la que se colocan conceptos Avant-Garde, Sinfónicos y Death, amalgamados con un uso instrumental que sólo puedo calificar como exquisito. Tanto batería como bajo se regodean en una ejecución preciosista y que unida a una guitarra de calidad, pero que en mi gusto podía haber sonado más, irrumpe el uso de un violín casi desconocido en estas lides, como no sea en otros géneros, como el Folk.

El disco es magistral en su ejecución, aunque tiene zonas en las que deriva demasiado, se ensimisma por momentos, lo que a mi me gusta, pero estoy convencido que muchos percibirán como zonas débiles. Sin embargo creo que "Citadel" no puede -al menos, no debe- ser escuchado sin haber pasado antes por "Portal Of I", el primer larga duración de estos australianos y de esa manera estoy seguro que eso que algunos pueden percibir como 'letargia' en algunos segmentos, los que oigan antes su disco debut reconocerán como la continuación de un camino. 

Y aquí quiero detenerme: Ne Obliviscaris no es una banda buena que está haciendo buenos discos, no. Esa sería una perspectiva limitada de lo que aqui está pasando. Ne Obliviscaris está experimentando con un nuevo segmento dentro del Metal Progresivo/Sinfónico duro y posiblemente está ofreciendo el sonido más revolucionario desde que el Nu hizo aparición para afectar -negativamente desde mi humilde perspectiva- las ondas negras del Metal.

"Citadel", con sus seis canciones, pero especialmente con Painters Of The Rempest (Part II) - Triptych Lux, Pyrrhic y Devour Me, Colossus (Part I) - Blackhole, representan una forma exótica, intrigante y espectacular de enviar el mensaje que bandas como Black Sabbath, Death, Dream Theater y Venom o Celtic Frost enviaron en su momento y junto con "Portal Of I" deben convertirse en una referencia en los libros que escriben de Metal.

Growls, voces limpias e instrumentos eléctricos y acústicos magistrales; elementos conceptuales Avant-Garde; intrincados ritmos y cambios vertiginosos en ellos salidos de lo mejor del Prog; sonidos todos que, entremezclados, transportan a zonas vaporosas del Sinfónico y luego se lanzan en picada a los avernos del Black, unidos a una producción prístina, hacen de este un trabajo para atesorar, de una banda que pasará a la historia y de la que ya se escribe.

9.5/10. Trigésimo seleccionado para competir como Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica, convirtiendo 2014 en un de los mejores años del Metal.


lunes, 27 de octubre de 2014

Anaal Nathrakh - "Desideratum" (Black / Avant-Garde / Grindcore)

Anaal Nathrakh está en el sector más intenso de lo que yo oigo regularmente, es una banda que no es para todos gracias a sus crudos, desgarradores y áridos temas, los cuales mezclan, sobre un lienzo Black, mucho de Avant-Garde, Grindcore y algo de Noise. Sin embargo estos ingleses tiene una manera especial de transmitir sensaciones que supera con mucho el placer de ser extremos puramente. Quien les ha prestado atención seguramente ha descubierto elementos melódicos y estructuras rítmicas sorprendentes, siendo su toque particular que esos elementos subyacen bajo la enorme agresión con la que impactan al oyente.


Yo precio a su disco de 2012, "Vanitas", como uno de los mejores discos del Black, siendo una verdadera joya, pero reconociendo también que es uno de los discos más difíciles de oír. Sin embargo, cuando tengo los humores alterados y necesito aridez, fuerza y contundencia en el sonido, vuelvo a él y me consigo satisfecho en esos deseos. Es por ello que otro de los discos que anticipaba con tantas ansias era su "Desideratum", con el cual venían amenazando hace unos meses y que finalmente ha llegado y que con satisfacción puedo decir es bueno, no tanto como su anterior, pero es que alcanzar ese nivel no es siempre posible... ni siquiera para ellos.

En cualquier caso, si de darse un baño de sonido estentóreo, crudo e intenso se trata, no vayan más lejos. Nuevamente con "Desideratum" hay que agarrarse duro a lo que haya cerca para no caerse por culpa del golpe sonoro que su intensidad trae, mientras mantienen esa forma tan peculiar de hacer Metal en la que las capas de elementos mucho más complejos que el sólo Black se mezclan y producen una gran imagen cubierta de matices, grises, negros, marrones, a los que sonidos melódicos mezclan y dan una coherencia diferente a la del Drone o el Noise puro que bandas como Indian mostró a comienzo de este año.

No se me adelanten tampoco los que está leyendo este comentario y esperan descubrir algo accesible en un sector oscuro del Metal... hay que tener cierto estómago para darse el lujo de entender y apreciar el trabajo de Anaal Nathrakh. Esto es un trago intenso, que para quien no esté preparado, puede implicar un asalto sensorial extremo. No es música para relajar los sentidos, ni para acelerar el paso... es agresión pura, dura y extrema. A modo de ejemplo diré que, como se acerca la tradicional fiesta hispanoparlante de Halloween, podrían usar este disco para asustar niños XD.

Bromas apartes, el disco, con sus once canciones de entre tres y cuatro minutos, con una grabación especial y deliberadamente alta y distorsionada, realizada así para reforzar su agresión, tiene temas que valen mucho el rato, como Idol, Desideratum, Acheronta Movebimus y Unleash. Aunque, haciendo la incómoda comparación con su anterior, siento que en el contexto general "Desideratum" pierde algo de la capacidad de asombrar que habían mostrado. Si tengo que definirlo con una metáfora diría que "Vanitas" es la banda sonora de los psiquiatricos, mientras que "Desideratum" aunque tiene excelentes canciones, es menos intenso, de menos locura y musicalmente menos elaborado, algo más sencillo.

Sirva de todas maneras este humilde comentario para recomendarlo y a la vez sugerir la necesaria preparación anímica para descubrir o seguir descubriendo lo que una banda tan intensa y cruda como Anaal Nathrakh es capaz de hacer, para mayor gloria del Metal extremo. Aunque posiblemente sea solo para metaleros reforzados, "Desideratum" si tiene mucho que ofrecer.

8.5/10



martes, 21 de octubre de 2014

At The Gates - "At War With Reality" (Melodic Death)

At The Gates no es una banda de Death Melódico, es la banda de Melodeath. Sus componentes, fundamentalmente los mismos desde inicios de los años noventa, crearon allá en su natal Suecia lo que hoy se conoce como el 'Sonido Gotemburgo' con el sencillo -pero clave- movimiento de poner en su disco "Slaughter Of The Soul" (1995) algo de más melodía al Death / Black que venía desarrollándose desde hacía unos diez años en países como Suiza, Alemania y Noruega (historia patéticamente reducida y resumida a su mínima expresión). Total... crearon un género atacado por los puristas, incluso hoy en día, pero amado por los metaleros más dispuestos a la novedad.


Para ser franco, At The Gates no necesitaba grabar "At War With Reality"... lo cierto es que a pesar de tener más de quince años sin nuevas grabaciones (y casi veinte de nuevo material), seguían haciendo, desde su vuelta en 2007, giras y conciertos por todo el mundo, con pleno reconocimiento y sonando en vivo tan potentes como la mejor de las bandas. Yo doy fe de eso tras haberlos presenciado aquí en Caracas hace un par de años. Aún así, por razones que no necesariamente están claramente establecidas para mi, presentan este nuevo material, el cual es una sorpresa, por varios motivos, los cuales paso a exponer.

"At War With Reality" es un disco que podía haber jugado sobre seguro, con -digamos- diez canciones al estilo que hoy se hace Melodeath (algo o bastante más Atmosférico) y listo, todo el mundo a alabar a sus dioses metalero, todo gracias a la enorme fama que precede a At The Gates. Sin embargo es un trabajo que evita caer en un lugares comunes y muchísimo menos -las fuerzas oscuras nos libren- ser un disco facilón. Muy por el contrario, este disco lleva tiempo en digerirse, pues tiene un sonido agridulce muy específico y creo que nunca, nunca... pero nunca! se hizo con el objeto de satisfacer egos musicales o masas enardecidas.

Y digo que a "AWWR" le va a llevar tiempo calar en el gusto de los fanáticos, pues es altamente intenso y crudo, rápido y de fuerte agresión, con sólo la suficiente melodía para hacerlo paladeable dentro de los cánones del género que el mismo At The Gates inició, sin embargo este disco hace algo que muy pocos: atrae, atrapa, entumece los sentidos y en sus apenas cuarenta y cinco minutos, puede dejar a cualquiera hecho una piltrafa. De hecho, podría asegurar que la sorpresa que se tenía guardada, como es el tema de abrir, la lectura -incluso con acento ligeramente sureño- del fragmento del libro de Ernesto Sábato, "Sobre Héroes y Tumbas", ha debido resultar impactante para muchos, como lo fue para mi.

Me siento fuertemente impresionado porque el trabajo, a pesar de su novedad sonora, saber mostrar lo que la banda trae como bagaje musical. At The Gates está sin dudas vivo y goza de excelente salud. Pudo haber mostrado señales de envejecimiento, de letargia e incluso de desubicación astral y no lo hizo, esta es una excelente manera de decirle al mundo del Metal que no sólo podían hacer un nuevo disco y que tenían el material, sino que estaba totalmente justificado. Incluso a pesar de los años de separación entre los miembros a finales los noventa y bien transcurrida la primera década de 2000, "At War With Reality" claramente no es la reunión de una banda nostálgica, es una demostración casi ridícula de calidad musical y fuerza sonora a la que muchos sólo pueden soñar llegar algún día.

No se si "At War With Reality" será el último disco de At The Gates (no lo creo y me parece que no van a hacernos esperar otros quince años), pero si llegara a ser el caso, es el mejor colofón posible a una carrera que sólo puede ser señalada como admirable. Muy pocos pueden arrogarse ser los iniciadores de algo y mucho menos mantenerse, a pesar de las dificultades, entre los mejores, pero estos suecos han demostrado mucho más de lo que hoy por hoy es norma en la industria, no sólo del Metal, sino de las artes en general.

Cualquier canción está a nivel mágico y no voy a entrar a comentar una por una, ya que, por un lado es un disco integral puro, sus piezas son más grandes que el todo ya que cualquiera es compleja y tomará tiempo para terminar de analizar sus detalles, aunque si tuviera que señalar una, diria que The Book Of Sand (The Abomination) puede que sea la mejor. 

Me pregunto si el mundo está listo otra vez para At The Gates y no al revés. 

10/10. Vigésimo noveno y muy serio competidor a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.



jueves, 16 de octubre de 2014

Quickie 4 - Dream Theater - Lepoka - Amaranthe - Blut Aus Nord

Dream Theater - "Breaking the Fourth Wall (Live from the Boston Opera House)" (Progressive): Rarísimamente hago mención a EPs, compilaciones y discos en vivo, realmente porque es tanto lo que hay nuevo casi a diario que no le veo demasiado sentido, más sin embargo si los escucho. En este caso hago la excepción porque el disco triple de de los maestros del Progresivo, duelale a quien le duela, es magistral y merece reservarle un espacio en la agenda para disfrutarlo. Nada nuevo en el material, pero la ejecución, incluyendo los elementos sinfónicos son del mejor nivel posible. No le aplica una nota, pero si de dársela se tratara, incluyendo su producción, le daría una muy alta, posiblemente el mejor disco en vivo del año. Escucha obligatoria.

  
Lepoka - "Folkoholic Metal" (Folk): Aún cuando su instrumentación es relativamente buena y los toques Folk celtíberos de la gaita le quedan muy bien, la voz me convenció muy poco, pero especialmente el sentido caricaturesco en el que cae la banda al ejecutar sus temas. Tiene algunos momentos, dentro de ciertos temas que son resaltables, pero en general no es de lo mejor que el Folk ha presentado este año. Sin embargo, si en una próxima entrega -aun riéndose de ellos mismos- no se rieran de la música que hacen, error en el que caen y que es lo que al final me quedó de este disco, creo que podrían mejorar mucho, pues potencial tienen.
5/10

Amaranthe - "Massive Addicted" (Modern): Parece que por fin Amaranthe ha decidido sacar un disco acorde a sus capacidades individuales. Ya no suenan a Britney Spear en una mala noche y especialmente el ritmo que ejecuta una excelente batería les gana enteros. La guitarra también está bastante bien, Luego del terrible "Nexus", trabajo que me había parecido dentro de lo peor posible en el Metal, con este disco levantan cabeza... dentro de lo razonable, tampoco se crean que es la segunda venida del Modern. Mejoraron, en cualquier caso, pero todavía no presentan algo a la altura de su disco debut, "Amaranthe".
6.5/10

Blut Aus Nord - "Memoria Vetusta III - Saturnian Poetry" (Atmospheric Black): El anterior trabajo de esta banda "777 - Cosmosophy" me pareció una de las grandes contribuciones al sub-género y en esta oportunidad también traen elementos que atraen y seducen, aunque es un poco menos impactante, posiblemente por un cierto cambio de enfoque que parecen haberle dado a la ejecución, con un sonido menos ensimismado y exploratorios, menos Avant-Garde. Aún así merece la escucha. A los amantes del Atmosférico estoy seguro que les va a gustar, a mi lo hizo.
7.5/10

martes, 14 de octubre de 2014

Exodus - "Blood In Blood Out" (Thrash)

Si se agarra y se mezcla agresión, guitarras rápidas, ritmos frontales y letras que hablan de política, juventud descarriada, cerveza y sexo... ¿Se tiene un disco de Thrash?... sip, más o menos, al menos en la estructura. Ahora, ¿auguran la unión de esos elementos un buen disco de Thrash?... nop. Algo así parece haberle sucedido a los experimentados miembros de la banda Exodus. Tienen todos los elementos de un disco de unos de los géneros más populares del Metal y sin embargo, es un disco regular, ni muy bueno, ni muy malo. "Blood In Blood Out" diría que no pasará a la historia como lo más excelso de su discografía.


En primer lugar vamos a puntualizar el más importante error logístico de este trabajo. El Thrash, así como con el Brutal son géneros demasiados intensos para canciones de casi seis o más minutos y el disco tiene ocho de sus doce temas en ese rango ¿Que carajo se va a decir en seis minutos que no haya dicho en los primeros tres o cuatro, cómo no sea saturar al oyente? Para este tipo de música es tan antinatural como para el Punk... no me imagino a Ramones tocando una canción por siete minutos, a los tres ya se soltó todo. Increíble error para una banda que tiene casi treinta y cinco años en escena (con sus paréntesis, claro), aunque el segundo regreso de 'Zetro' Souza parecía dar cierta garantía de 'vieja escuela' no ocurrió así.

Luego, los temas son genéricos, en general bien desarrollados en lo que al uso de la guitarra merece, la cual es el elemento que más y mejor destaca, ya que en manos del legendario Gary Holt se siente cómoda y fuerte. Sin embargo el disco, en perspectiva general, no es ni muy emocionante, ni muy agresivo, ni muy divertido y el Thrash o es uno, u otro... u otro, o se hace genérico. "Blood In Blood Out" es eso, Thrash genérico. Sirve para darle una clase a los más jóvenes: 'esto se toca así'...

No diré que es un mal disco, tiene temas interesantes, como Collateral Damage, Salt The Wound y la mejor del disco, Body Harvest, pero no es precisamente 'interesante' lo que yo busco cuando escucho este estilo, menos aún cuando la ejecución proviene de uno de los íconos musicales del Metal. Hay que recordar que estos americanos están, por derecho propio, en esa segunda línea de salvación de Metal de las garras del Grunge que en los 90's con Nirvana a la cabeza y el movimiento de Seattle detrás, casi acaba con él. 

Entiendo que hay mucha gente a la que el disco le ha fascinado y creo que hay ciertos méritos que reconocerle. Su velocidad, guitarra y vocalización de Zetro son ciertamente atractivas, pero para mi, su songwritting (algo así como decir 'lo divertidas o emocionantes que son sus canciones') dejaron que desear... definitivamente, a mi humilde entender, pudo ser mejor. Sin embargo, se puede oír con gusto y seguramente un concierto sería digno de ver, a pesar de lo largo de algunos temas.

La salida de Exodus del vocalista desde 2005, Rob Dukes, puede haber influido en el juego sobre seguro que percibo en el trabajo y del deseo de mantener contenta a la base de fanáticos de la banda, lo cual seguramente lograron, sin embargo y repito, para mi que no soy un seguidor específico del Thrash y que me cuesta sentirme atraído por el género, habría querido más, más garra, más intensidad y menos sonidos estandarizados. Diría que el disco está hecho para que los fanáticos específicos se encuentren en su zona de confort y sea más adelante, cuando se compruebe que el regreso de Zetro valió la pena, que se intenten movimientos más arriesgados.

6.5/10, a despecho del odio de las masas fieles a sus dioses metaleros.