Visitantes

domingo, 27 de noviembre de 2011

Dragonland - "Under the Grey Banner" (Power/Dragon/Epic)

Esta es la tercera y última parte de la trilogía "Chronicles Dragonland", libros los cuales recuerdo haber leido de quince o dieciseis años,  por supuesto trae todo lo que podemos esperar de la potencia Dragonland, equipo sueco de metal, mega pomposo y exagerado, ridículo y espectacular a la vez.


Absolutamente soberbio y excelente, a lo Rhapsody of Fire, pero con algo menos de sobreactuación, solo les falta Christopher Lee en un ataque de locura, por lo que declaro formalmente: Dragonland es la última palabra en el power metal sinfónico hollywoodense, multiplicado a la N.

Nuevamente he escuchado la talla majestuosa que se espera de este estilo, aunque a veces unos violines se pasen de ridiculos (ver/oir The Tempest o Ivory Shores); aquí, definitivamente, se puede sentir una cara seria del Dragon Metal. El vocalista Jonas Heidgert tiene mucho que ofrecer y le pone actuación al disco, el cual emite olor a Edad Media y extravagancias a lo Andrew Lloyd Webber, que si hubiera escrito metal habría extraído de los reinos de lo ridículo lo que aquí es música.

Por desgracia para Dragonland todo sobre ellos pinta en el segmento 'ultrafanaticos', por lo que convencer a alguien nuevo para entrarle va a ser dificil, pues -en teoría- sólo los conversos son público posible. Sin embargo tengo la idea loca de que este es un gran álbum y hay que darle una oportunidad.

Esta banda remata un lugar fantástico que comenzó en sus dos primeros álbumes. La primera impresión que tuve es que estaban tocando Power Melódico, rápido y pomposo, pero bajo la piel han creado un álbum que toma elementos de música sinfónica, de atmósfera, de Death y de las piezas teatrales que están repartidas por todo el álbum.

Pareciera que han creado un álbum que se inspira en películas de fantasía, en bandas sonora de juegos de rol, y en lugar de crear otra versión de Power Metal cliché, terminan haciendo un álbum que tiene esa atmósfera que suena como una película épica.

El disco lleva a a lugares y películas que has visto, juegos que has jugado y tiene una atmósfera maravillosa hasta el final. Técnicamente la banda es perfecta y capaz de aportar una visión musical de diferentes estados de ánimo. Las melodías, creadas a partir de los dos teclados y guitarras están bien trabajadas y son más que interesantes, incluso los intros son importantes. 

Un álbum con pocos puntos débiles, un viaje verdaderamente excepcional a la tierra un fantástica.

9/10, de lo mejor del año, mi mejor medida es levantarme de la silla, y casi no me pude sentar, en el Dragon Metal es posiblemente el mejor de 2011. Selección veintiseis para disco de año.



sábado, 26 de noviembre de 2011

Theocracy - "As the World Bleeds" (Power/Prog/Christian)

¡¡¡Finalmente!!! Un disco de metal cristiano lo ha logrado y no tiene a un ReinXeed en sus filas, por apabullante que parezca. Supongo que los puristas podrán preguntarse cómo, luego de más de un año de espera en el sub-género... fácil, ¡música!, de la de caerse de culo.


Estos americanos, en vez de irse de pesca fácil y sacar un disco estereotípico y power-dulci-cristio-metaloso, se han atrevido a protagonizar una producción épica, potente y por momentos cruda, espectacular y difícil, a veces hasta lo Death y satisfacer gustos exigentes -no el mío, por supuesto- pero sin duda, a deleitar.

Luego de "Mirror of Souls", el cual fue bastante bueno, Theocracy ha acertado con el mejor de sus tres discos, con himnos metálicos que hablan de cosas del Espíritu, pero se mezclan con gritos de poder y gruñidos 'non santos'.

Junto con Alestorm con "Back Trough Time", por lo temático, y Scar Symmetry con "The Unseen Empire" por lo intenso en su mensaje, este disco supera las espectativas de cualquier 'creyente' a la espera de inspiración, además, los atrevimientos para el género, como la canción I Am, donde se dan el lujo de explorar elementos Prog de alta calidad y pasajes Death, hacen de este uno de los mejores discos 'nicho' del año, generándome un fenómeno particular: no lo puedo dejar de poner, a pesar de que por este blog y sus casi 14K visitas (en 9 meses), no acostumbro/puedo oír mas de dos o tres veces por semana un mismo disco.

En realidad algunos pueden encontrar a Theocracy más pesado de lo esperable en un grupo de este estilo y sin duda más intenso que el álbum anterior, pero en lo que a narración, melodía, innovación y velocidad refieren, no hay álbum Power/Cristiano que los supere en 2011, aunque su némesis conceptual, Powerwolf, siga siendo mejor.

La intensidad de algunas canciones con mezclas de balada, que ofrecen excelente coros y solos de guitarra, impulsan un gran trabajo, en compases de himno del metal con talento; es abundante lo potente y son estilísticamente divertidos.

Finalmente, como en las dos grabaciones anteriores, las letras hablan de temas de teología, en alusión a muchas de las escrituras de la Biblia. Estoy seguro que algunos fans de metal se intimidarán por esto (una o dos críticas en la web tuvo que mencionar el ángulo ultra cristiano casi como descargo de responsabilidad al inicio).

Rápido, pesado, pero melódico e intrincado, es un retorno a su buena forma. Tal vez han subido el listón para ellos mismos.

9/10... muy, pero muy, recomendado y veintipico para selección de disco de año en este blog. 

sábado, 19 de noviembre de 2011

Brymir - "Breath Fire to The Sun" (Symphonic Ultra Melodic Death)

Este es el primer álbum de Brymir, banda finlandesa de metal y déjenme contarles que me ha gustado mucho... y me ha jodido un poco revisar otras criticas que los han rebajado a nivel de 'salida segura', 'carencia en la ejecución', etc., cuando la verdad, a nivel de debut, este puede estar dentro de los mejores discos del año, con una musicalidad que más de uno quisiera para si.


Los elementos sinfónicos en su música, en casi todos los sentidos, son utilizados con el fin de crear una especie de folk épico sinfónico, el cual ha funcionado de gran manera, con calidad en la producción y una ultra melódica ejecución que provee de ambiente, agresividad, calidez y potencia.

Brymir me encuentra disfrutando de un gran trabajo, sin duda escuchable y capaz de sacarle el máximo partido a este estilo, con un potencial para crecer que me hacen augurarles un puesto de privilegio en el genero.

Digno de alabanza, Brymir tiene los elementos que podrían hacerlos realmente grandes, faltándoles quizás sólo un sello único -característico- en su música. Desde el principio del disco se percibe un metal muy sinfónico y melódico, aunque a veces con poca variación en el patrón. Su cantante Viktor Gullichsen maneja bastante bien los growls, pero pudiera ser el eslabón más débil de la cadena, sin embargo, los elementos sinfónicos están muy bien, en especial en In Silence y A Free Man's Path.

Los teclados y la guitarra manejan buenos riffs, pesados, agradables y épicos. "Breath Fire to The Sun" es un gran primer disco y seguro que Brymir será capaz de hacerlo mejor en el futuro, por lo que recomiendo no perderle la pista.

Aunque un poco repetitivo por instantes, creo que este es un álbum mucho más interesante de lo que alguna gente piensa y no dudo en recomendarlo, especialmente si la onda del momento pide melodía sinfónica.

Para oír más de una vez.

8/10



Alestorm - "Back Through Time" (Power/Speed/Folk/Pirate)

'Divertido' es el primer término que se me viene a la mente escuchando a los ingleses de Alestorm, no sólo por su excelente Power con elementos Speed y bastante de Folk, sino por el tema escogido para su banda y nuevamente para este álbum: ¡piratas!

Se podría pensar que después de dos discos anteriores llenos de temas marineros, Alestorm tendría baja la inspiración en su tercer disco, pero no es el caso de "Back Trought Time", el cual ha resultado ser una aventura divertida y francamente entusiasta.

Sin canciones de relleno en el álbum, cada una tiene algo distintivo de temática pirata, sin escasez de sonido metal potente. Midget Saw tiene un aplastante riff debajo de la batería frenética, con excelentes voces y el sonido familiar del acordeón que los caracteriza. Buckfast Powersmash es otro tema destacado, aunque hay un interludio que parece sacado de un Nintendo 64 que parece un poco demasiado nerd para mi gusto.

Liderados por el impresionante, hilarante, y teatrero Bowes Christopher, Alestorm es un grupo con una gran cantidad de talento, sin la más mínima pretensión, lo que, casi sin querer, los convierte en un espectáculo en si mismo; por favor no dejen de ver sus vídeos, llevan a cabo su estilo de 'True Metal Pirata Escocés' con espíritu admirable, pero no hasta el punto de recreación histórica, sino de fiesta en la que el licor debe abundar. Para mi Alestorm hace esto para divertirse, presentar un gran espectáculo, y conseguir que sus fans queden borrachos perdidos en el proceso.

Comportarse como piratas realmente es secundario, y Christopher Bowes ha declarado a menudo que él será la primera persona en admitir que es sólo un acto. En todo caso, esta es una cualidad digna de elogio sincero. Una banda de metal con el tema de piratas es el no-va-más de la diversión, sin contar que su música es impresionante y las canciones calan durísimo en este último disco.

Aún con algunos momentos de ferocidad Black, esto no es música para los excesivamente contemplativos o puristas, sino más bien para aquellos que buscan un disco innovador. Esto es para cantar junto a los amigos y beber ron. Desde la primera vez dejará completamente satisfecho a los melódicos, aunque un poco de resaca a la mañana siguiente.

Total inmersión en el papel, melodía a borbotones, coros extremadamente pegadizos que se cantan abrazados a los amigos con la botella en una mano, me deslumbraron. Power del que hace falta que haya mucho más. El que no los oiga, dejará de hacer más feliz su vida.

9/10 veinticuatro para la selección de disco del año de El Lado Oscuro.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Escuchando, esperando y catalogando

ando...

Unas pocas letras para informarles que la semana no ha sido buena en lo que a nuevos discos se refiere y por eso me he dedicado más bien a repasar lo mejor del año. Sin duda Solstafir está dentro de lo más destacado, junto con Omnium Gatherum, Guardians in Time, Powerwolf... joder! Primordial, Moonsorrow... me parece que ha sido un año descomunal para el Death Melódico. A Children of Bodom los espero ver en vivo la segunda semana de diciembre, ya contaré.

También no puedo dejar de ocultar la ansiedad que me ha producido la espera del disco de Nightwish, el cual se perfila bastante bueno... espero no decepcione.

Tengo veintitrés selecciones para Disco del Año y como buen premiador haré mención de mejor canción, mejor producción, mejor disco en el género, mayor cagada, etc, etc, etc... pero no será hasta enero, así que, si tienen comentarios o sugerencias, hay tiempo para hacerlas y son bienvenidas.

Mañana hago una o dos críticas, mientras tanto paseense por alguna de mis selecciones para lo mejor hasta el momento del 2011:


Salut


domingo, 13 de noviembre de 2011

Euphoreon - "Euphoreon" (Power/Melodic Death)

Euphoreon un proyecto en solitario de Matt Sumerville (guitarra y voz) quien, en contacto con Eugene Dodenhoeft se le unió como productor, guitarrista y vocalista. Sus esfuerzos combinados resultaron en este álbum, disponible como descarga gratuita en su página web, por demás auto producido.


La primera canción establece el tono para el resto del álbum, después de una introducción tranquila de guitarra, entra la batería con una gran cantidad de energía Death para, con solos de guitarra, riffs épicos y growls de buena factura, crear un gran sonido, algo parecido a Children of Bodom.

A continuación, algunas canciones recuerdan también a Norther y en general el álbum discurre con un sonido  sólido con buenas canciones y gran calidad.
Melódico y atmosférico, con voces potentes y virtuosa guitarra, es muy difícil etiquetarlo. En general las letras que conseguí en la red son oscuras, con temas como la naturaleza, el cielo, las emociones y un poco de fantasía

Euphoreon tiene fuertes influencias melódicas escandinavas, pareciéndose también a Wintersun, que combina growsl con fuertes melodías. Esta banda de Nueva Zelanda se ha esmerado con una producción bastante buena, dadas las limitaciones de un disco no comercial, en la que la batería también tiene un lugar predominante, a pesar de que no pude conseguir en ninguna parte el nombre de su ejecutante.

Este es de ese tipo de discos que demuestra que la calidad circunda en el metal y que siempre está buscando un lugar donde explotar, pues siendo apenas una producción de estudio, la cual, seguramente nunca se verá en concierto, impacta.

8/10



sábado, 12 de noviembre de 2011

Golden Resurrection - "Man With A Mission" (Power/Christian/Neoclassical)

Con el metal cristiano hay que tener cuidado al meterse a hacer una crítica, porque, por increíble que parezca, es más fácil recibir una amenaza de muerte de este sector de fans que del mismísimo Brutal o el Noise... no por nada he tratado de mantenerme alejado del nicho desde que comenté "1912" de Reinxeed a mitad de año.

Pero, ¡que carajo!, para eso es el internet y su inalcanzable espacio virtual... total este disco vale la pena comentarlo ya que Tommy ReinXeed participa en él y quién sabe, podría reivindicarse con "Man with A Mission"

Comenzaré contextualizando diciendo que yo si soy un fanático del metal épico, no le tengo miedo, ni desprecio, acordes rimbombantes o bombásticos y hasta sonidos ultra soft y pop, como Meat Loaf, me gustan, sin mencionar metal melódico como Sonata Arctica, por ejemplo, los que me encantan; o sea, lo que vayan a leer no se piense que sale del gusto de un metalero que no puede pasar de nada más suave que Cannibal Corpse... sigo?

Golden Resurrection
es una banda sueca cuyo estilo es estereotípicamente Power, con un montón de neoclasicismo, teclados dominantes y por supuesto, algo de cursilería y lugares comunes.

Muchas de las canciones son alegres y rápidas, con guitarras y teclados técnicamente avanzados y aunque a veces se apartan de las convenciones de power metal -por ejemplo, hay pasajes fuertes de vez en cuando, y las voces no son de ópera- sin embargo, el álbum en general es cursi y la voz, a pesar de ser más dura que lo común, suena artificial y pronto se torna molesta.

Un área interesante es que no se ocupan de las mazmorras, dragones, magos, magia y batallas épicas, sino que le meten de frente al cristianismo con motivos basados en valores y estilos de vida. Bien por su compromiso.

Lo flojo del disco es que, honestamente, suenan como la Electric Light Orchesta, con doble pedal, es decir, sin ser malos, no llegan a moverle las emociones a nadie, como no sea a los seguidores muy específicos y aunque supongo que su sentimiento es genuino, no hay el carácter emocionante e inspirador que el Power busca, especialmente este, con alguna excepción en Metal Opus 1 y Are You Ready, lo demás no tiene valor propio y es facilmente olvidable.

No tengo más que desearle mejor suerte a este género, quien tiene mejores exponentes en grupos como Saint o Vision. No me gustó casi nada, lo siento.

5/10


domingo, 6 de noviembre de 2011

Sólstafir - "Svartir Sandar" (Post Black/Psychedelic)

Sólstafir es algo muy interesante. Su viaje musical comenzó con tonos Black en el año 1994 y continuamente han serpenteado entres cosas 'diferentes'. Los últimos discos de la banda, "Masterpiece of Bitterness" (2005) y "Köld" (2009) se ganaron en su momento la aclamación de los críticos y fans por su mezcla única de metal oscuro, psicodelia e inquietante musicalidad. Ahora, la creatividad del cuarteto se da rienda suelta en su impresionante álbum doble "Svartir Sandar", que tiene el apellido 'perfección' escrito por todos lados.


Esta magnum opus cuenta con la pasión y emotividad tormentosa y gris del Atlántico Norte. La voz rasposa de Aðalbjörn Tryggvason (si, se escribe así) lleva a la melancolía, mientras que las cuerdas se elevan como furiosas llamas y la fuerza hipnótica de la batería y bajo capturan el conjunto. Aunque hay una tendencia en la primera parte del primer disco hacia la psicodelia, la segunda mitad revela una perspectiva que oscila más hacia el lado oscuro, retorcido, Black melódico, impredecible y que no deja de sorprender. 

Intentar definir este disco como Post-Black pudiera servir de algo, pero no hace justicia a uno de los diez mejores trabajos del año, que tanto a nivel de atmósfera y agresividad, mezclada con melodía y ritmo, es simplemente excepcional y único. Salvando todas las distancias y a riesgo de haya quien me crea exagerado, este grupo luce como el Nirvana del Black, creando una revolución, con sonidos nuevos y un estilo que renueva un género que comienza  a repetirse demasiado; lean el interesante punto de vista a este respecto de Angry Metal Guy en este Link

A Solstafir le gusta jugar con sus sonidos y llevarlos más allá de lo que originalmente se espera. Detrás de los acordes de guitarra, fuertes en la reverberación y el eco, se oyen paisajes sonoros melancólicos delicados y a la vez potentes.

Obviamente influido por el Black de los años 90, "Svartir Sandar" sorprende con su base de rock and roll, aunque con una actitud casi apocalíptica y voz emocional, casi un grito growl, que se entrega como un lamento, con un transfondo de rabia.

Canciones de diez y once minutos que no repiten las mismas ideas hasta el infinito, si no se desarrollan de forma cambiante. Un tipo ambiental, casi remolino del caos en el sonido, pero sin ser de esos extraños discos Ambient que no van a ninguna parte y no tienen estructura. El primer disco de esta doble publicación es un tesoro que perdurará en el tiempo y estoy seguro que, en mi caso, cada vez que necesite una dósis sólida de metal de la más alta factura, lo colocaré, como cuando necesito escuchar rock progresivo y coloco "Dark Side of The Moon" de Pink Floyd. El segundo disco se pone un poco más vanguardista y conceptual, pero sigue siendo roca sólida del melancolismo, mezclado con una atmósfera de metal oscuro, aunque en algunas canciones se sienta que los efectos de sonido penetran en un territorio bastante psicodelíco.

10/10. De colección y mi selección veintidós para disco del año, aunque desde ya tiene asegurado un puesto entre los diez primeros. Si eres amante del subgénero, este disco te va a demoler los preconceptos.



viernes, 4 de noviembre de 2011

Tombs - "Path Of Totality" (Sludge/Death)

Pesado y duro, como debe ser el Sludge (pantanoso, puede que sea la traducción literal de la palabra), este disco es impresionante, de una atmósfera especial, con unos elementos Death de gran nivel y sin desperdicio.


Para los no iniciados en uno de los lados más pesados del metal, esto puede sonar a tormento medieval, pero tan pronto se descubren elementos como 'atmósfera', 'agresividad' y 'pasión'  unidos a la maestría en el manejo de los instrumentos, especialmente de apenas un trio -como este-, se alcanza otro plano. Especialmente interesante en Tombs es su sonido Death original, del que se hacía hace bastantes años, simplemente bien logrado.

Ordinariamente y en casi cualquier otro disco criticaría de inmediato el sonido tosco de la grabación, pero en este caso me ha resultado interesante lo bien logrado que el filtro 'grabación de garaje' les ha quedado, contribuyendo, sin abusar, a hacer del rato una experiencia más inmersiva (¿se dirá así?), más profunda.

Aún a pesar de que aquí no son de esperar elementos melódicos tradicionales, ni este es un disco de discoteca, unos cuantos repasos descubren que quien escribió el disco (Mike Hill) tiene un toque especial, convincente y completo, dentro del concepto pesimista y oscuro, casi Doom que desarrolla, con elementos que a veces me recordaron el Industrial. Definitivamente esto es primera línea en el género, de gran emoción, con elementos de desesperación en sus growls, pero controlada rabia. Un discazo, algo largo para lo intenso, pero de primer órden.

Mientras que Mike Hill es el creador de Tombs, una cosa que es imposible pasar por alto es la contribución de sus compañeros: el bajista Carson Daniel James y el baterista Andrew Hernández. La batería en el disco es quirúrgica y el bajista es un virtuoso, añadiendo profundidad, no sólo rítmicamente, pero atmosféricamente. Algunos bajistas en el metal podrían tomar serio ejemplo de este muchacho.

Honestamente no había escuchado antes a Tombs y aunque algunos sites y críticas protestan que este disco se parece a sus dos trabajos anteriores, me atrevo a decir que, si eso es así, hay otros tres buenos discos de metal en el mundo.

Esta es mi gran y grata sorpresa de la semana, la cual había transcurrido con más pena que gloria. Ya tengo a un nuevo contendiente para disco del año de "El Lado Oscuro", el número veintiuno. A este paso se me va poner difícil la decisión.

9.5/10

Bájalo

Niobeth - "Silvery Moonbeams" (Gothic/Progressive)

En general no he tenido la mejor de las experiencias con el metal proveniente de mi segunda patria,  un poco... crudo, quizás sea la palabra, aunque seguramente me falta mucho por escuchar de allá. No por ello hay grupos españoles de otros géneros que puedo escuchar durante horas seguidas (Héroes del Silencio, por ejemplo), hasta que he topado con Niobeth, donde, así como Don Quijote con la Iglesia, ambos nos hemos dado cuenta de que aquí hay una fuerza que reconocer.


Apartando lo obvio del medio -Itea Benedicto canta como los ángeles-, el resto del conjunto está excelentemente logrado. En primer lugar su dulzura, que en el metal Gótico es lo que más me atrae, la manejan a la perfección; unos excelentes coros soportan el trabajo y la melodía, cuya mezcla Prog le quita el exceso de 'litio' con el que algunos de los más conspicuos representantes Goth suelen abusar, logrando hacer de la experiencia un placer.

Luego, los elementos novedosos, definitivamente Folk, como en la canción Sons of The Hearth,  que se agradecen en un subgénero tan proclive a los clichés, ademas de que la canción es una absoluta belleza.

Su instrumentación, delicada y potente a la vez, me parecieron de gran factura, con cambios de potencia calculados, como en My Dead Angel. Evidentemente la producción y esmero en los detalles, arreglos y mezcla no tiene nada que envidiarle a los mejores, incluyendo gente como Nightwish, Epica o Midnattsol.

Me agradó sobremanera esta forma de hacer Goth, fuera de lo común y rompiendo esquemas, con la única crítica de necesitar algo más de atmósfera, lo que era inevitable ante el talento de Itea, a quien había que hacer destacar. Las mejores del disco I Know That I Know Nothing, junto con Sadako's Wings Of Hope y My Dead Angel. No me terminó de convencer la voz masculina en I Need you to Need Me, pero tampoco mató la experiencia.

Totalmente recomendable y de primera línea. Excelente portada, además.

8.5/10