Visitantes

sábado, 30 de junio de 2012

Lo Mejor de El Lado Oscuro - Metal Crítica - Resumen de mitad de año


Llega el último día de junio y el año ha sido movido en lo que a Metal respecta. Han habido descubrimientos interesantes, algunos bastantes más sobresalientes que otros, pero siento que 2012 puede no haber explotado todavía como a estas alturas lo había hecho 2011.

En todo caso todavía faltan seis meses para que el último año de la Cuenta Mayor Maya (que no el fin del Mundo) se reivindique totalmente.

A fin de facilitar una visión de lo que este año ha sido, les señalo quienes, hasta ahora, son mis selecciones para la escogencia final como Disco del Año:


Entonces, para la mitad del año, veinte seleccionados como lo mejor hasta el momento.

Lo que viene se presiente interesante.

Saludos

Alfonso
 
 

martes, 26 de junio de 2012

Diablo Swing Orchestra - "Pandora's Piñata" (Avant Garde/Groove)

La visión de Diablo Swing Orchestra del metal experimental gira en torno a un eclecticismo sorprendente. Este grupo sueco une una multitud de influencias diferentes que incorporan el swing, jazz, clásica e incluso ópera en su núcleo de metal técnico. Como resultado, su dispersión de estilo, mientras que en ocasiones cursi, nunca deja de ser refrescante, original y divertido enormemente. Al igual que en 2009,  "Sing Along Songs For The Damned & Delirious", "Pandora's Piñata" es una colección de composiciones realizadas con exuberancia que se basan en la artesanía tradicional de la canción en lugar de tecnicismos excesivos de los que tantos actos de metal contemporáneo están obsesionados.


El punto más alto del disco se encuentra en su orquestación increíble. Es desconcertante la rapidez con que la sección de vientos y teclados se complementan con instrumentos de cuerda tales como chelos y violines. Si bien este tipo de instrumentación juega un papel secundario en muchas bandas de este tipo, para Diablo Swing Orchestra no hay porque subestimar el poder evocador de la diversidad. De hecho, el ataque convencional de metal bombástico se ve opacado en ocasiones por la banda con sonido clásico y el jazz que se organizan en forma absolutamente asombrosa. Todos estos elementos como era de esperar resultan en un grandioso alcance que desborda -incluso- los temas más sutiles en el álbum.

Cada canción se siente bien ensayada a fin de lograr el equilibrio perfecto entre un montón de instrumentos. Al canto lírico que caracteriza el Sinfónico se le ha restado importancia a favor de un disco más natural. El estilo de la banda, que se ha denominado avant-garde, sin embargo no tiene casi nada de inaccesible. A pesar de que el registro oscila entre una amplia gama de estados de ánimo y vibraciones, las canciones nunca son menos que memorables y adictivas.

Con su fusión extensa de swing Voodoo Mon Amour se encuentra entre los temas más descaradamente divertidos de este año, Guerrilla Laments mantiene el ambiente bailable, haciéndose eco de los patrones rítmicos. Cuando se comienza a pensar en Diablo Swing Orchestra uno se queda sin ideas para definir, Black Box Messiah presenta algunas voces espeluznantes e infantiles en su estética de Circo. Por otro lado, Mass Rapture muestra una incursión épica heavy metal. El mayor logro específico que pone de manifiesto la versatilidad ilimitada del grupo es la canción Justice For Saint Mary, esta canción acústica en gran medida evoca la sensación palpable de la tensión a través de un inquietante chelo que construye un tipo de Industrial.

Pandora's Piñata es una entrega admirable y un disco de metal experimental accesible, orquestado de manera que combina varios géneros, con la gracia y la cohesión que lo convierte en un verdadero placer para cualquiera que esté dispuesto a aventurarse en el ámbito de la música exuberante y artística.

10/10 Nominado para Disco del Año del Lado Oscuro - Metal Crítica
 

lunes, 25 de junio de 2012

Manowar - "The Lord Of Steel" (True)

Los verdaderos padres del True han vuelto luego de casi seis años de puramente sacar recopilaciones y remasterizaciones, pero no necesariamente para completar el mejor de los discos de sus carrera, aun cuando todavía tienen la madera para hacer sentir la fuerza que grupos como ElvenStorm, Majesty, Iron Savior y Virgin Steele también han mostrado recientemente. Pero de los grandes se espera más... es la maldición que persigue a los consagrados. 
 
 
"The Lord Of Steel" aunque todavía conserva elementos musicales que, individualmente considerados, hablan de maravilla de los integrantes de la banda, manifiesta una debilidad evidente, el mensaje, la transmisión de sensaciones. Si bien hay que comprender que el estilo es un gran cliché de hermandad bajo la bandera del metal y testosterona derramada por litros, en esta oportunidad no siento que se haya logrado el mismo nivel que trabajos anteriores convirtieron a Manowar en la representación pura del cuero, metal y brazos cruzados en el aire.

En algunas canciones se hecha algo de menos la atmósfera, demasiado controlada quizás o un poco añeja, y no lo digo porque estos veteranos ya tengan treinta y dos años de andanzas por el mundo del Metal, sino porque realmente he escuchado de Manowar trabajos de esos de los que de verdad inspiran a levantarse, abrazar a los amigos y caer borrachos de cerveza y a este, tristemente, le faltó... incluso desde el punto de vista de la producción, hasta el sonido podría definitivamente ser mejor y aunque no llega a extremos de tener que apagar el ipod, la obsesión del grupo de permanecer independientes parece haber cobrado esta vez algunos puntos de calidad sonora.

Independientemente de que se encuentran en "The Lord Of Steel" algunos momentos muy buenos que yo esperaba desesperadamente de estos estadounidenses, como por ejemplo sus piezas Expendable y Hail, Kill And Die, hay otras canciones algo menos de mi gusto, como la egocentrista Manowarriors, que no pasa de ser una canción indulgente de concierto.

Teniendo en cuenta que "Gods Of War" fue un fracaso comercial demasiado ambicioso para repetirlo, pero pensando que luego de estos años habrían tenido un respiro comercial (sus concierto son verdaderamente multitudinarios y el olfato de mercadeo del grupo casi único), este disco lo esperaba más atrevido y menos 'lugar común'... aceptando los niveles de ridiculez propios del género. Sin embargo "The Lord Of Steel" se queda por debajo de mis expectativas.

Finalmente lo que siento que más le faltó a este disco, el cual -repito- no es malo, pero no calza los puntos que de él añoraba, es el trabajo vocal de Eric Adams, quien no se deja ir... no revienta sus pulmones, no hace lo que lo ha llevado a ser uno de los mejores vocalistas del Metal, cualquiera sea el género que se esté escuchando.

No estoy -ni quiero estar- totalmente seguro, pero este pudiera ser el disco de quiebre de Manowar: o el próximo los devuelve al sitial de honor o puede que sea su último. Esperaremos.

7/10


Bájalo y si te gusta cómpralo



Luca Turilli's Rhapsody - "Ascending To Infinity" (Neo Clasiccal/Symphonic/Hollywood)


Rhapsody 'sin Fire' está de vuelta, con un disco que este año pretende revolucionar el género, porque luego de los dos últimos escarceos, más o menos existosos de 'con Fire', los dueños principales de la mayor manifestación de Neo/Dragon/Sympho/Fantasy/Epic/Hollywood del mundo, Luca Turilli y Fabio Lione, decidieron que era mejor partir pajita y tomar caminos separados... aunque todavía queda por ver qué traerá Lione.

 

Cuando me enteré de la salida del disco pensé que volvería a oir un poco más de lo mismo y que las diferencias, quizás, serían sutiles... crasa equivocación, este disco tiene una majestuosidad, intensidad, coherencia y fuerza, que hacía tiempo el ambiente necesitaba, especialmente este año que estábamos un poco fallos de representantes en el estilo.

Alessandro Conti, la voz escogida para darle vida a las fantasía musical de Luca, es una de las mejores demostraciones de conocimiento de lo que es bueno y posiblemente junto con el nuevo cantante de Dragonforce, una de las mejores elecciones vocales del metal en años. Es muy convincente con una relativamente alta, pero no demasiado, estridente voz, que recuerda, lo que el estilo busca... épica, melodía y fuerza (además de que tu perro oiga partes que tu no)

Elementos folklóricos, incluso en italiano nacidos de la ópera, con una arquitectura musical compleja, y guitarras que se oyen excelentes, además de la impresionante contribución virtuosa que el propio Turilli realiza, y un baterista de primerísima línea, hace que el disco suene a nivel de lo mejor que es posible, con épicos pasajes orquestales y una voz versátil.

No queda duda que desde "Legendary Tales" Turilli había impresionado por su gran versatilidad, consagrándose en "Symphony of Enchanted Lands" al superar los límites del Sinfónico, para crear o colaborar fuertemente en la creación del estilo"Hollywood Metal", inspirado en bandas sonoras que evocan a Hans Zimmer, pero el salto, despues de más de quince años de sociedad con Alex Starpoli y Lione, es toda una aventura que parece haberle salido más que bien.

Es difícil definir cual puede ser la mejor canción del disco, pues todas tienen su lado especial, pero su opus magnus, la última canción del disco, Of Michael The Archangel And Lucifer's Fall, una canción de más de dieciséis minutos, puede que sea la más interesante, ya que finalmente todas son buenas.

Aliado con los músicos franceses Dominique Leurquin (guitarra) y Patrice Guers y el baterista Alex Landenburg se completa este hermoso juego. El placer de la música bien hecha... todo un gusto músico-cinematográfico. Habrá que ver que nos trae Rhapsody 'con Fire' y si esta competencia se torna en una guerra épica en lo musical.
 
10/10
 

viernes, 15 de junio de 2012

Diying Fetus - "Reing Supreme" (Brutal Death)

Bien, esta es la parte extrema del metal, la que me gusta si tiene calidad, la cual una enorme cantidad de bandas cree tener, sin darse cuenta que no es ruido lo que se supone que deben generar, por eso Dying Fetus es una de las bandas más devastadoras de todo el Metal y por eso las legiones de fanáticos que se han mantenido fieles ¡durante dos décadas!
 

La capacidad de la banda para mantener la potente brutalidad de su Death, mientras lanzan destellos de tecnicismo y fluidez, es realmente lo que los diferencia de la mayoría de sus contemporáneos, seguidores e imitadores y con este, su séptimo álbum de estudio, "Reign Supreme", la banda no intenta buscar ramificaciones, ni fantasías o incorporar el clavicordio, o alguna otra cosa igualmente ridícula. No, esta es una lección de Brutal y desquiciado Death americano.

El álbum está lleno de todas las golosinas que los fans de Dying Fetus esperamos, pero no hay  pistas que realmente se destaquen. Eso sí, todas las canciones están cargadas del estilo que saca ampollas en los dedos de bajistas y reduce la expectativa de vida de los bateristas a la mitad de lo esperable para un ser humano.

Desde el primer sencillo del álbum, todo lo que se puede unir en una de las mejores bandas del género ocurre y dentro de esos primeros cinco minutos ya se sabe a lo que uno se enfrenta... te puede gustar o simplemente no... aquí no se trata de melodía, sino de otros elementos: brutalidad, descarga, ritmo, velocidad, mucha técnica -impresionantemente difícil, aunque no lo parezca, para el no iniciado- y gore, mucho gore, como en la canción más brutal del disco, From Womb to Waste, donde una mujer, posiblemente una adicta, dice... dice... bueno, lo vas a tener que escuchar por ti mismo, porque es impactante.

Con temas bien sincronizados, cambios de tempo alucinantes y riffs que se pueden servir para romper vértebras del cuello, este es un disco algo más magro que sus anteriores, pesado y concentrado en ser desagradable, pero de mucha mejor producción... cero sonido de garage.

La voz de John Gallagher es asquerosamente buena y la batería de Trey Williams libra una lucha sobrehumana por mantener los BPM a niveles límites, aunque en algún momento me pareció que no fue tan perfecto como algún otro animal de uña que se atreve a tocar este estilo. "Reign Supreme" es, en general, un ejemplo perfecto de una banda que está muy consciente de lo que funciona para ellos y donde son buenos. A pesar de ser 'a penas' a un trío, saben cómo utilizar sus instrumentos de manera complementaria para crear la música abrasiva que el estilo impone... vulgar y sin piedad, aunque alguno que otro opinador en la web diga que este disco puede ser su versión más accesible hasta la fecha y aunque tiene sus momentos de relleno típicos, como es común en la mayoría de los grupos de Brutal Death, son pocos y distantes entre sí.

Cualquiera que haya estado siguiendo a Dying Fetus no tiene nada de qué preocuparse, esto es Brutal Death sin concesiones. Un buen disco, entendiendo en las aguas en las que se está nadando, sin innovación destacable, pero lo que se esperaba de ellos.

7.5/10

Circus Maximus - "Nine" (Melodic Progressive)

Después de una espera de cinco años, el grupo de Prog Melódico procedente de Noruega, Circus Maximus, está de vuelta con su tercer y sin duda, mejor álbum, el curiosamente titulado "Nine". Para los fanáticos de los esfuerzos anteriores de CM, "The Second Chapter" y "Isolated", todos los elementos que hacen de este grupo uno de los buenos, están de vuelta, los tonos de guitarra increíbles de Mats Haugen, la increíble voz melódica de Michael Eriksen, y la técnica pero dulce composición musical del conjunto.
 

Pero lo mejor es que en "Nine" la composición es más profunda y muestra la madurez del tiempo, con ambientes nuevos y sonidos que, a partir del tecladista Lasse Finbråten (un virtuoso, sin duda), le dan un enfoque en la melodía comparables con lo mejor del género, incluso con los (con)sagrados Dream Theather.

Los registros y melodía del vocalista Eriksen, al mismo tiempo que atractivos y frescos, se basan más en la gama media que en su registro más alto. Quizás el mayor cambio en lo que al aspecto instrumental respecta con relación a sus dos trabajos anteriores es el aumento de presencia del bajista Glen Mollen y el baterista Truls Haugen, cuya sección rítmica de excelente factura añade un elemento atronador en las canciones de "Nine", que puede que estuvieran antes un poco ausentes.

Después de una canción que sirve de introducción con el teclado, llamada Forging, la banda inicia con la descomunal canción, de diez minutos, mejor desarrollada del año 2012 y que desde ya es una de mis favoritas para Canción del Año, Architec Of Fortune, la cual es una montaña rusa de estilos musicales, con un montón de riffs y solos melódicos del guitarrista Haugen, que junto con el teclado mágico de Finbråten y la suave voz de Eriksen, me hicieron acordar de algunas de las mejores bandas del estilo.

Este álbum es ultra melódico, pero todo lo complejo que un verdadero grupo de Prog, que se precia y consagra, debe hacer, con líneas de bajo pulsante y trabajos de guitarra y sólos increíbles, unidos al canto emocional de un excelente vocalista; de hecho diría que Eriksen parece canalizar el espíritu de Roy Khan (Kamelot) en el uso de su gama media.

El discurrir del disco tiene de todo, desde guitarras pesadas y voces lúgubres hasta los definitorios cambios de ritmos que permiten el perfecto relevo de armonías impresionantes que siguen para desencadenar largos y descomunalmente ejecutados solos de guitarra que podrían impresionar al mismisimo John Petrucci, completado con la excelente ejecución de los teclados.

"Nine" se convierte en el disco de graduación de CM y me ha logrado levantar de la silla con canciones emocionalmente poderosas, sin entrar en el territorio las baladas tontas, mezclando elementos y letras que hablan de pérdida, tristeza y dolor y luego se llenan de esperanza y melodía. Con "Nine", Circus Maximus han creado su Magnus Opus y se ha establecido, sin egoísmos melódicos, como una de las mejores bandas de Prog sobre la faz del planeta.

10/10 Una joya. Selección diecinueve para Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica
 

sábado, 2 de junio de 2012

Ilex - "Quercus" (Groove/Death/Trash)

Con humildad, pero satisfacción, debo decir que me me llega una regular pero constante cantidad de correos y material de grupos nóveles para mostrarme su trabajo. Les aseguro a todos que los respeto y oigo con detenimiento, pero como todo en la vida, de lo bueno hay poco... una excepción reciente -con excepciones en sí misma- es el grupo español Ilex.


Estos oriundos de Cáceres, que apenas en diciembre de 2010 grabaron su primera maqueta y sólo hasta recientemente autoprodujeron su primer álbum, me han dejado gratamente sorprendido con su disco "Quercus", el cual tiene varios elementos muy destacables. 

En primer lugar -y sin duda lo mejor del disco- es su ritmo, absolutamente descomunal. Luego la mezcla de elementos Groove y Trash con otras tendencias, que para algunos podría significar una afrenta -a cualquiera de los dos estilos- me pareció muy bien lograda, lo que unido a elementos de agresividad gruesa, especialmente en la voz de Curro Corcho (si.. así se llama el cantante XD), les da un aire de originalidad bastante bueno.

Aunque la producción del disco puede ser algo tosca, en general se escuchan bastante bien, lo que me hizo recordar al grupo chileno Inferis, quienes -aún tocando otro estilo diferente- me hace decirle a estos lo mismo que a aquellos: son un gran grupo que ojalá reciba el apoyo necesario (ya Inferis va a abrirle a Raphsody Of Fire en Chile... bien por ellos).

Entrando en el material propiamente, no quiero dejar de mencionar una canción específica que me impactó, tanto por técnica como por brutal, Swamp. Esta canción se sale de los esquemas regulares de un primer disco, donde en general se va por lo seguro y demuestra, por el contrario, audacia, un enorme deseo de destacar y mucha tarima. Excelente tema. Oigan también I Am Everything, merece un doble repaso el bajo de Jose Antonio Ollero, es de primer orden.

Cuando ellos mismos se definieron en el correo que recibí, esperé escuchar algo que no me resultó al final exactamente igual a la teoría, lo que es interesante, pues puede que individualmente no terminen de saberse como algo que que es más que la suma de sus partes: no son Groove puro, no son Trash propio, ni Death, pero a la vez, con los elementos de todo ello y unos toques de Industrial y Core, causan una gran y poderosa impresión. 

Cuidando algunos detalles en su próximo disco, quizás definiendo un poco más su dirección en lo que a estilo se refiere o -equivocado yo- creando su propio género y evitando lugares común, como el sólo de guitarra de Sleepwalker y las cosas demasiado extrañas (Avant-Garde 'anyone?') del final de Nineveh, estoy seguro que esta gente va a dar que hablar. Firma de discográfica a la vista y quien sabe... hasta abrirle a Metallica pronto.

7.5/10



Be'lakor - "Of Breath And Bone" (Melodic Death)

Be'lakor... ¿sorpresa a lo "New World Shadows" de Omnium Gatherum? Estamos tratando aquí de una banda que toca un tipo particular de Melodeath, el que tiene ese ambiente melancólico y sombrío a la misma vez y claramente declara su gusto por los primeros días de grupos como In Flames, con una buena cantidad de riffs e ideas con que rendirle homenaje a uno de los mejores estilos del metal.


Los primeros nombres que me vienen a la mente escuchando a este grupo, sorprendentemente australiano (hubiera jurado que eran finlandeses o suecos), son Nightrage, el nombrado OG (para mi hay un parecido muy grande), Swallow the Sun y Novembers Doom (más que todo en los growls). No estoy tratando de decir que este excelente grupo no tienen personalidad, que sería una ignorancia irritante, es más bien apuntar a como tomaron buenos ingredientes y los mezclaron con un gusto particular.

Su música está muy orientada al riff, tiene mucho de creatividad, las guitarras son muy dinámicas y hacen la mayor parte del trabajo. Pero esta no es la única razón por la cual me parece un producto bien hecho, pues la sección rítmica y la voz son de, igual, una alta calidad. El growl de George Kosmas es realmente profundo y lleno de dolor; el bajo y batería son creativos y hay algunas partes de teclado que contribuyen en el proceso de crear una atmósfera increíble, triste y oscura. Pero no siempre es acerca de cómo la vida es dura: también hay momentos de esperanza, como en la canción Remants, que cuenta con un fraseo de guitarra emotivo, o en To Stir The Sea, en la que el interludio acústico es emocional y de generosos arpegios. El grupo ha tenido hasta la inteligencia de no exagerar la duración de su trabajo, sólo ocho pistas para un aceptable tiempo de funcionamiento global y aún así supera los cincuenta y seis minutos.

Por lo que he podido revisar, Be'lakor es considerada la banda número uno de Melodeath de Australia y este es su tercer álbum, tras lo que se dice fue el gran éxito de su anterior producción "Stone’s Reach", el cual no he tenido -todavía- el placer de oír, pero que sin duda reservaré para esta semana.

Debo decir, por demás, que a nivel de Death Melódico, este año -y ya comenzamos el sexto mes- ha sido algo decepcionante... lo cual hasta cierto punto es lógico, porque el estilo, junto con el Technical Death y Black, son de difícil hechura, por lo que creo que Be'lakor viene a abrirle un boquete de oxigeno a mi necesidad de melodía brusca, que, aunque a nivel de esto último (brutalidad) puede que hayan dejado algo en el tintero, demuestra gran calidad.

En pocas palabras, "Of Breath And Bone" es un revuelo necesario a estas alturas del año y aunque no marca una nueva dirección en el estilo, la totalidad de sonido de la banda es atrevida, con una mezcla de suaves y alegres melodías y poderosos riffs unidos a uno de los mejores growls de la escena mundial, una producción de peso pesado que se da una mano para el ambiente lúgubre que crean. Siento que han entregado exactamente lo que los fans del estilo han estado esperando ansiosamente.

9/10. Melodic Death bien ejecutado que hace entender porque son uno de los más fuertes actos en la escena. Selección dieciocho para competir como Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.
 

viernes, 1 de junio de 2012

Pathfinder - "Fifth Element" (Symphonic/Epic)

Luego de su primer y excelente disco, "Beyond the Space Beyond the Time" de 2010, el segundo álbum del grupo polaco de Power Sinfónico Pathfinder, seguidores inequívocos del estilo de grupos como Dark Moor y Rhapsody of Fire, me cae de sorpresa, no sabía que se venía y sólo luego de verlo es que reparé como se encontraba en muchas 'most wanted list'. Y lo primero que podría señalar es que si el primer disco era más como una obra de los españoles, el nuevo trabajo es mucho más cercano a las últimas obras de los italianos (aunque mejor... RoF está un poco 'de capa caída' recientemente).
 

Rara vez sucede que después de un debut impresionante se puede escribir algo de más o igual éxito. Pero en este caso, este disco, entendiendo lo que se está escuchando, creo que rompe con ese paradigma. "Fifth Element" es un muy buen trabajo, por supuesto que con los niveles de ridiculez propia del Epic/Dragon, es más, diría que, además de conservar los mejores momentos de su disco presentación, en este hay una mayor variedad de elementos de otros estilos, la música más compleja, más progresiva e interesante. Siempre he admirado grupos que se atreven a ir a más.

El ritmo general es más rápido, con uso frecuente de blastbeats, voces operísticas, pasajes harsh y neoclásicos que dan paso a la épica y la gloria de las letras del metal fantástico, pero que todo esto no les de una impresión errada del disco, pues su punto fuerte son las melodías; increíbles por momentos, de excelentes sólos, tanto de guitarra como teclados, así como arreglos de alta calidad.

El álbum es realmente bueno, uno de los mejores del género Sinfónico en bastante tiempo, posiblemente a la par de Dragonland - "Under The Grey Banner", con pistas que pasan de lo muy rápido y melodioso a ritmos más lento en sus intros y outros.

La historia del álbum comienza con un hablar místico de los primeros cuatro elementos (Agua, Tierra, Fuego y Viento), introducción perfecta para entonar la canción Fifth Element, que con sus casi nueve minutos deja servido el disco para que canciones emocionantes, como March To The Darkest Horizon o la excelente Chronokinesis, deleiten los sentidos. Luego, la conmovedora Yin Yang se ofrece como un dúo agradable y así casi todas las canciones tiene sus puntos destacables.

Las interpretaciones vocales de Szymon Kostroson son, en algunos casos, el punto bajo del disco, pero los coros son casi siempre de gran factura y las acrobacias lúdicas de la banda, divertidas, se nota que disfrutaron el trabajo, en particular los pasajes orquestales que arregla Arkadiusz Ruth. Desde antes de que termine este trabajo se nota muy creativo y un placer -seguramente inconfesable en algunos casos- para todos los aficionados de la música un poco 'chessy'.

Aunque hay metaleros que odian el estilo de forma un poco irracional, yo siento que -prejuicios parte- se puede recomendar, sin dudarlo ni un instante.

9/10. Selección diecisiete para Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica