Visitantes

sábado, 30 de marzo de 2013

Caladan Brood - "Echoes Of Battle" (Atmospheric Melodic Epic Black)

Este disco se me aparece por todos lados cada vez que pongo a sonar mi aparato musical... que para quien me ha preguntado en qué escucho Metal, es un celular Samsung S3 con el programa PlayerPro Full Edition y el DSP Plugin en unos audífonos Numark PHX, cuando no estoy frente a la PC, que cuando la estoy usando, apelo al viejo Winamp Pro, con los mismos audífonos. Y por supuesto que no puedo dejar de decirme que la influencia de Summoning, Bathory o Moonsorrow, es indudable, pero, a la vez, aquí hay algo más... yo al menos, me siento agradecido de que estos dos músicos que conforman Caladan Brood haya presentado su disco debut, "Echoes Of Battle" y me permitan disfrutar de un trabajo épico, melodioso y espectacular... con sus errores, si, pero muy disfrutable.


Me sorprende haber leído varias -bastantes- opiniones de este disco que lo catalogan hasta de malo y aburrido. Pero como no creé este blog para seguirle la corriente a nadie, voy a contradecir a los sesudos opinadores profesionales y voy a confesarles que este álbum me cautivó con uno de los mejores trabajos de teclados que he escuchado, en conjunto con su 'rasping scream'. Épico, fantástico, con fuertes influencias Medieval o Folk, en canciones larguísimas que llevan el disco a superar los setenta minutos, me impresionó. Si son una copia de algunos de los grupos nombrados como influencias, pues no tengo menos que decir que los imitaron con una delicadeza que raya en la adulación.

Pero... ¿y hasta que punto son una copia? ¿Acaso crear música melódica, gloriosa, con coros imponentes, elementos sinfónicos y fondo Black es algo que se compra en la farmacia? Yo creo que el trabajo de los miembros de Caladan Brood, Shield Anvil (Teclados, Voces, Guitarra, Bajo y Programación) y Mortal Sword (Voces, Teclado y Guitarra) -si, así se hacen llamar- tiene importantes elementos que contribuyen a hacer de "Echoes Of Battle" un gran trabajo.

Por encima de todo está su musicalidad y melodía, en siguiente lugar, las voces que recorren todo el disco, en tercer lugar, el songwritting, con ataques inclementes, cambios de ritmo, altisonancias épicas y grandes espacios Viking, por último sus contribuciones y elementos atmosféricos. Debe ser que no aprendí nada en treinta años de Rock y veinte de Metal, pero aún así me atrevo a diferir de quien dice que esto es aburrido; si la medida tradicional que uso (levantarme de la silla) sigue funcionando, esto es de primer orden.

¿Qué puede que alguna canción sea demasiado larga?, ¿Qué por momentos haya un uso letárgico de el ritmo?, ¿Que por una pizca de teclados se hayan excedido en el elemento melódico?... sip. Pero eso para mi no desmerita que estemos ante una de las obras maestras de esos personajes oscuros que en su garaje renuevan la fe del Mundo en el Metal, en que este estilo está buscando sobre quien caer para estallar en arte; sin necesidad de superproducciones, vídeos impactantes o artistas invitados: dos músicos, de Salt Lake City (podrán imaginarse lo favorable del ambiente) que demoran cinco años desde que se forman para escribir, producir, arreglar, grabar y editar un disco de Black Melódico Atmosférico de gran calibre, ¿el cual va a ser destruido porque tiene influencias visibles?... no. El Metal típicamente se nutre de sí mismo y se re-crea. Este disco es una prueba de ello. Sin contar que los miembros del grupo son bien talentosos... o póngase usted a hacer lo mismo, a ver como le sale.

Usando literatura fantástica como base, consiguen crear algo de la música más fantástica e introspectiva que he escuchado en buen tiempo. El ambiente creado con los teclados es impresionante por momentos y narra historias de espadas y batallas encima de una tundra congelada, con ejércitos mojados en sangre y marchando al infierno seguro. Las imágenes creadas por la música es a veces insuperable y refleja la lectura de novelas y cuentos de lucha, sufrimiento y victoria.

Para más precisión, Caladan Brood recrea con "Echoes Of Battle", en algo más de setenta minutos, una parte de las novelas de Steven Erikson, 'Malaz: El Libro de los Caídos' ('Malazan Book of the Fallen') una serie de fantasía de diez libros que se distingue por su complejidad y su extensión además de por presentar las vicisitudes a las que se enfrentan un amplísimo elenco de personajes, mientras que el argumento detalla una enrevesada serie de acontecimientos en el mundo fantástico donde se encuentra el Imperio de Malaz. Este es el sello de una pieza verdaderamente grande de la música que Caladan Brood muestra en un grado muy alto y preciso.

10/10. Hasta con sus errores es un disco perfecto... como aquellos que pasan a la historia. Noveno contendiente a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.
 


Avantasia - "The Mystery Of Time" (Power)

Tobias Sammet merece el crédito y la confianza, sea por Edguy o por Avantasia o por haber tomado el mando de ser el casi único y definitivo responsable de la renovación que el Power ha experimentado en los últimos años, entrando en un nuevo terreno, con un sonido que hace tiempo necesitaba un remezón. Y por ese sólo esfuerzo, creo que de Sammet se podrá decir siempre: ha tenido éxito. 
 

"The Mystery Of Time" es el sexto álbum del proyecto 'imposible' y paralelo a Edguy, llamado Avantasia, que comenzó en 2001 con uno de los cinco mejores discos del Power de todos los tiempo, "The Metal Opera", el disco que no podía salir de los estudios por el enorme trabajo y colaboraciones que requería una presentación en vivo y que lo hizo. Este nuevo disco se mantiene siempre sorprendente, con cambios bruscos de dirección por momentos, pero siempre llevando a cabo bastante bien el trabajo. La banda que acompaña a Tobias en este disco está formada por Sascha Paeth en las guitarras y productor (After Forever, Angra, Thalion, Luca Turilli), Miro en los teclados (ak.a. Michael Rodenberg, Angra, Shaaman, Luca Turilli, Rhapsody of Fire, Kamelot, Heavens Gate) y Russell Gibrook en la batería (Uriah Heep), el bajo fue interpretado por Sammet. Algunos invitados a participar, como es usual, también fueron Kullick Bruce (Kiss, Lordi, Meat Loaf), Oliver Hartmann (At Vance, Freedom Call) y Arjen Lucassen (Ayreon).

El reparto de voces merece mención especial, ya que si ha habido algo diferenciador y clave en la historia de Avantasia fue siempre contar con excelentes vocalistas en sus filas. Algunos de los propietarios de estas voces han construido una relación duradera con Sammet y se convirtieron en miembros casi fijos estacionarios del proyecto, como es el caso de Michael Kiske (Helloween, Gamma Ray) y Bob Catley (Magnum, Ayreon), quienes participan una vez más. Sin embargo, existe una evidente disminución en el elenco de cantantes en este nuevo capítulo de Avantasia. Vocalistas como el excelente Russell Allen, Roy Khan, Rob Rock y Jorn Lande, además de iconos como Alice Cooper, presentes en otros álbumes, no están aquí. En su lugar viene una lista de músicos ya un poco más 'pasados de horno' en el ambiente, como Joe Lynn Turner (Deep Purple, Rainbow), Eric Martin (Mr. Big), Biff Byford (Saxon... aunque vienen a Venezuela por estos días y trataré de verlos) y otros.

Musicalmente, "The Mistery Of Time" varía su repertorio con cambios que van desde el Power, a veces incluso un poco duro, hasta el AOR y el Pop. En términos generales, las composiciones ruedan sobre la identidad construida en los álbumes anteriores. Destacan Black Orchid (con Biff Byford), que muestra que el Power puede fundir elementos de AOR (Adult Oriented Rock, para el que quiera saber), Where Clock Hands Freeze (con Michael Kiske), metal melódico estándar con el sello Avantasia, y Savior In The Clockwork, que en sus más de 10 minutos trae todo lo que cabe esperar de este concepto y cuenta con las voces de Sammet, Turner, Byford y Kiske. La balada What's Left Of Me, con Eric Martin, también merece una mención.

Desafortunadamente, algunos momentos son inferiores a lo hecho antes. La canción de abrir, Spectres, se basa en una melodía predecible. El tema Sleepwalking es demasiado balada Pop hasta para este grupo y difiere totalmente del resto de la lista de canciones y creo que podría hubicarse más en bandas como Bon Jovi. Invoke The Machine y The Great Mystery creo que sólo reciclan lo Avantasia ha hecho antes, con resultados un poco inferiores.

Es cierto que este es un disco más directo y coherente que sus últimos dos discos "The Wicked Symphony" y "Angel Of Babylon" (ambos de 2010, presentados conjuntamente y de regular aceptación) y se presenta un sonido menos pomposo y exagerado. El álbum demuestra, a pesar de la tradición de contar siempre con invitados especiales, que la gran estrella es y siempre será Tobias Sammet. Con una capacidad de escribir grandes canciones, con estribillos y coros grandes, muy grandes; Sammet, incluso con un equipo de cantantes relativamente inferiores a los álbumes anteriores, logró hacer un buen trabajo de nuevo.

"The Mystery Of Time" no es el mejor momento de Avantasia, pero garantiza diversión y un buen momento para los amantes de Power. Está más que aceptable.

8/10
 
 
 


sábado, 23 de marzo de 2013

Serenity - "War Of Ages" (Symphonic Power)

Pido disculpas de entrada porque voy a tocar la fibra íntima de muchos de los metaleros de por ahí, especialmente los más melódicos. Este es el disco que Sonata Arctica quiso hacer y no pudo con "Stones Grow Her Names"... todavía estoy esperando que Tony Kakko salga de una esquina y diga '...lo confieso, yo canté ese disco, secuestre a Georg'. Lo que tiene múltiples lecturas: Es malo porque SA ha debido (y no hizo) un trabajo a su altura, es malo porque habrá quien acuse a Serenity de falta de identidad y creo que también es malo porque no se van a poder sacar de encima la comparación durante un tiempo... pero ¡¡que bueno es este disco!!... y no es que estemos hablando del debut de Serenity, es su cuarto (o quinto, no estoy cien por ciento seguro) álbum.


Habiendo salido de lo obvio, podemos hablar de Serenity y su disco "War Of Ages": el mismo si puede que sea una forma de halago a lo realizado por Sonata durante diez o más años, pero, a la vez... hay mucho más que la enorme similitud en la voz líder de Georg Neuhauser con Tony, elementos que lo distinguen y significan un importante avance con respecto a sus anteriores discos. La musicalidad es de primer orden y eso, o se plagia, o se realiza tras un un gran trabajo; con Serenity, es lo segundo. Su grandiosa melodía, ritmo y arreglos son sorprendentes. El trabajo de guitarra de Thomas Buchberger me dejó muy a gusto, con todas sus características propias. La voz femenina brinda un apoyo importante a la hechura general y hace unos coros dulces y cadenciosos, luego hay un buen gusto en el songwritting que creo que es lo que más distingue la entrega y finalmente, con excepción de alguna balada, el disco es integralmente bueno, incluso excelente en algunos momentos.

Hace dos años califiqué "Death And Legacy" (2011) con una nota aceptable, algo en ese trabajo no me convencía... como que su portada, era demasiado, no se... rosado, ahora no puedo menos que imaginarme un futuro magnífico para Serenity si siguen estos pasos y cuajan esta forma de hacer música. Muy ciertamente siento que en "WoA" el dúo de Neuhauser y Delauney Clementine (ex-Whyzdom) se complementan de forma especial y sus elementos sinfónicos y el tema guerrero es épico en muchas ocasiones. También hay un montón de sentimiento Power y de influencia Progressive y -como no- algunos toques Modern.

Líricamente "War of Ages" tiene mucho de disco conceptual, ya que se adentra profundamente en batallas históricas y guerras. Trata con gente como Napoleón, Alejandro Magno y Enrique VIII, las letras son interesantes e inteligentes, y no llenas de los clichés típicos del Power. En este disco la banda decidió trabajar con Oliver Philipps, dueño de Space Labs Studios, en los arreglos y orquestación, lo cual se hace notar en su excelente producción y fabuloso sonido.

El centro del disco, como en general todos los álbumes de Serenity, se encuentra el fuerte de la banda, la multitud de capas armónicas y musicales. La estructura de sus canciones son como las muñecas rusas... se comienza con un toque de grandiosidad y luego se pasa por el solo, para llegar a la amplitud musical al final. Ejemplos de esto son canciones como la compleja Tanneberg y Legacy of Tudor, con una apertura 'a cappella' que irrumpe en el ataque Power típico de la banda. Mis canciones favoritas incluyen la impresionante The Art Of War, la hermosa Shining Oasis y The Matricide, la mejor del disco y otra canción escogida como contendora a Mejor Canción del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica, quizás la que menos me atrajo, la balada For Freedom's Sake.

Por último no quiero dejar de hacer mención de la portada del disco. Les sugiero que busquen la foto integra de la que se extrajo, es un impresionante trabajo estético. También seleccionada como contendora a Portada del Año de este blog.

"WoE" significa varios pasos adelante en la trayectoria de Serenity y la presencia de Clementine como nuevo miembro permanente femenino de la banda, después de haberse apoyado en contribuciones de la talla de Amanda Somerville (Trillium, Kiske-Somerville, Avantasia) y Ailyn (Sirenia), entre otras, parece dar a entender una nivel de madurez completo. Este álbum es la prueba de ello.

9/10. Octavo contendiente a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.

Bájalo y si te gusta, cómpralo 

viernes, 22 de marzo de 2013

In Vain - "Ænigma" (Blackened Melodic Progressive Death)

En la primera, segunda, tercera y vigésima escucha de este disco se puede decir que fácilmente estamos ante la mejor versión que los poderosos, melódicos, rápidos y por lo general Blackened, Death y Prog, In Vain, hayan realizado, en toda su carrera; definitivamente mucho mejor que "The Latter Rain" (2007) y "Mantra" (2010).
 

"Ænigma" presenta una brillante mezcla de estilos metálicos diversos, a veces Death, otras muy Prog, a veces con riffs Stoner y a veces brutal. Todo esto se combina con una buena batería, con excelentes blastsbeats y melodías muy bien desarrolladas. Es creativo e innovador, con un brillante sentido de la mezcla y uso de las guitarras y bajo.

In Vain ha se ha elevado con "Ænigma" para pasar a ser uno de los mejores grupos en el estilo que desarrollan, aunque para apreciar realmente este disco se debe ser un fan de la música melódica. En el pasado, había mucho de relleno en sus discos, que no eran especiales porque las melodías no respondían de inmediato, no terminaban de convencer. Hoy eso es parte del pasado ya que la composición es increíble. En pocas palabras, es uno de los mejores álbumes de Metal melódico extremo del año, en el que la que la banda mezcla un montón de elementos progresivos en su música, con un sonido muy único.

En lo que a las voces respecta, el disco maneja una gran variedad de ellas, de buen gusto todas, las cuales pasan por el growl profundo, el squeal poderoso, la voz limpia muy bien lograda y el fondo de soprano al estilo Borknagar.

Las guitarras ofrecen elementos acústicos, distorsión potente, solos progresivos y un espíritu que en algunos casos recuerda a Opeth o a Amorfis. Me pareció que la banda quería demostrar lo mucho que ha progresado en términos de improvisación, que es capaz de mezclar voces duras y mensaje interesante, con un estilo sinfónico muy finlandés. Si tuviera que describirlo con una imagen  diría que es un lienzo que pinta un día gris, con viento fuerte, faro sobre un acantilado y romper de olas con fuerza.

Canciones como Hymne til Havet y Times of Yore son abrumadoras e impresionistas, la primera ya seleccionada como contendora a Canción del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica; "Ænigma" demuestra en temas como ese y otros como Culmination of The Enigma y Floating on The Murmuring Tide, que tiene toda la calidad, energía, ritmo y melodía que se puede desear en un concepto Black Melódico Progresivo y lo entrega en un paquete totalmente impresionante de principio a fin; cada pista es grande y trae algo fresco a la experiencia.

Hasta cierto punto siempre me ha resultado un poco sorprendente recordar que In Vain es noruego, pues de suyo, de aquellas tierras se acostumbra recibir cosas mucho más duras, sin embargo no dejan de hacer valer sus raíces étnicas, sobre todo en el uso del growl de su voz líder, Frigstad, que junto con Nedland en los coros y teclados, Reinhardts en la batería, Wikstøl en el bajo y el excelente trabajo de Haaland en las guitarras; demuestran uno de los mayores progresos vistos por mí en un grupo, en bastante tiempo.

Siendo este apenas el primer trimestre de de 2013 me pregunto si este será el Disco del Año, pero de lo que no dudo es que esto es lo mejor de In Vain y debe encontrarse en la lista de quien se precie de oír buen Metal.

10/10 Un espectáculo. Séptimo seleccionado como contendiente a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica. 

Bájalo y si te gusta, cómpralo
 

viernes, 15 de marzo de 2013

Amaranthe - "The Nexus" (Techno / Death / Nu / Pop)

Una de las bandas más extrañas en el mundo del Metal o del Pop, o de ambos sitios (o quizás de ninguno) es Amaranthe. Ya este blog tuvo la oportunidad de calibrar su debut hace casi dos años y en aquel momento me pareció razonablemente divertido, catalogándolos de 'mezcla improbable'. Ahora vuelven y me hacen preguntarme antes de entrar a escuchar el disco si serán capaces de volverse a convertir en algo así como un placer culpable... no tanto, casi nada... ¿que es esto?
 

"The Nexus" es uno de los discos más sobreproducidos que he escuchado en mucho tiempo; pareciera que el único objeto es vender unas cuantas copias con un exceso empalagoso y estupidamente escrito. Quien me ha leído con anterioridad sabe que me gustan los experimentos, no rehuyo los intentos novedosos y definitivamente no necesito un nombre consagrado para entregar una buena calificación... pero esto es absurdo. Consideraciones aparte de que este sea un disco que no tiene casi nada que ver con el Metal, creo que queda muy por debajo de su debut, el cual, a pesar de haber tenido comentarios divididos, les logró un espacio en el recuerdo de bastantes oidores.

"The Nexus" mezcla otra vez Techno, Death, Nu y Pop al mismo tiempo, lo que sería aceptable como estilo propio, pero ahora, en vez de usar el buen gusto y la osadía que los caracterizó en "Amaranthe" (2011), se olvidaron de todo y no sólo no pudieron superarse, sino que se lanzaron al precipio del absurdo. Entiendo que presentan un disco que, si se midiera sólo con la vara pop, podría alcanzar algún puesto en el Billboard, por unas dos o tres semanas, especialmente con la canción Razorblade, para luego ser olvidados por la 'maquinaria' que domina ese sector del mundo musical.

Lo que creo que al final me molesta un poco es que pretendan hacer comulgar a sus seguidores con esta 'rueda de molino'. Este disco no es Metal... lo que podría no importar, si fuera Pop bueno, sencillamente es un chicle ultradulce, enorme, que una vez comenzado a masticar no se puede separar de los dientes y te obliga a tragarte un sabor que, por exagerado, se hace desagradable.

Estoy escribiendo y a la vez oyendo el disco y me encuentro, casi sin darme cuenta, desternillado de la risa, porque todas o casi todas sus canciones, como Invincible, Hunger, Electrohearth, Stardust y The Nexus, son extremadamente pegadizas... pero de las que rompen el termómetro... de esas que se te pueden clavar una tarde entera en la cabeza, sin sentido... sin letra... sin dejarte nada, pero volviendote loco... XD... que desastre.

Los coros, que en su disco anterior habían ayudado mucho a elevar el nivel son, en esta oportunidad, terribles... sus seis miembros (tres de ellos cantantes, con un tipo de voz diferente cada uno) no se cohesionan, luego, el trabajo de guitarra y teclados de Olof Morck es sobreactuado (coño -con perdón-, si me parece anticlimax que también forme parte de Nightrage) y finalmente, aunque algunas canciones pueden tener algunas partes aceptable, todas se mezclan con elementos estupidamente 'chuky-chuky'... no se ni como definirlo. La voz femenina Elize Ryd (soporte de Kamelot), individualmente considerada, sigue siendo lo mejor del trabajo. Lo demás no me satisfizo.

Dada la calificación que estimo les corresponde, voy a repetir algo que he comentado en entradas anteriores. Respeto el trabajo de los músicos, es difícil sacar un disco, no me creo nada especial y definitivamente mi perspectiva se basa sólo en si me gusta o no, sin consideraciones técnicas mayores. Pero este disco no es bueno, no porque no sea Metal (que, como dije, no lo es) sino porque es exagerado, desordenado y empalagoso hasta el ridículo, incluso si sólo se le cataloga como Pop... lo siento por Amaranthe, esperaba algo mejor.

3/10
 


jueves, 14 de marzo de 2013

Eternal Tears of Sorrow - "Saivon Lapsi" (Symphonic / Melodic Death)

La reputación de Eternal Tears of Sorrow en la música extrema y melancólica, nicho típicamente nórdico, donde se encuentre, no data de ayer en realidad; su disco, "A Virging a Whore" (2001), es desde hace tiempo un verdadero referente en el género. Ahora, con este nuevo álbum titulado "Saivon Lapsi", los finlandeses continúan en el camino del buen gusto, pero debe decirse que su receta ha cambiado en esta última década.
 

A riesgo de ser contradicho por algunos, que fundamentalmente van acusar al grupo de haber perdido su rumbo en parajes dulces, el nuevo estilo más asequible del Sinfónico/Death Melódico de EToS hace que se vean como una versión oscurecida de sus compatriotas Nightwish. Una impresión que se percibe con cierta insistencia y en repetidas ocasiones, como en la introducción de la canción The Day o en el hermoso y épico tema Angelheart, Ravenheart (Act III: Saivon Lapsi), la que contiene orquestaciones de cine fantástico, al estilo de Hans Zimmer, así como su canto en finlandés y su 'gran finale'.

Aún así creo que, cuidando mantener viva y siempre presente la sensación Death, presentan canciones interesantes -a veces más que eso- como el tema Blood Stained Sea... sólo el nombre ya dice por donde vienen los disparos. Pero lo que no se puede negar es que la música de este disco es más fácil que la que se podría encontrar en un Death escandinavo puro y seguramente le parecerán al público general menos intenso y más accesibles la mayoría de los mid-tempo, una batería que no abusa de blastsbeats, la voz clara que ahora forma parte de las composiciones -con toque muy gótico- de Jarmo Kylmänen, la cual es, sin duda, un buen contrapunto a los growls de Altti Veteläinen, al igual que la abundancia atmosférica y melódica de los teclados... estos últimos quizás lo que menos me gustó del trabajo.

Con referencias menos extremas habrá quien asocie este disco a otros actos finlandeses, incluso en algún momento me hicieron sentir que oía algo así ('algo así'...antes de que salga alguno a matarme) como un Sonata Arctica sinfónico, del período "The Days of Grays". Siento que el disco puede no alcanzar plenamente su objetivo, es quizás algo cursi; por ejemplo, la balada Sound of Silence efectivamente me lució como una copia mediocre de alguno de los grupos mencionados, con violonchelos y voces femeninas (trabajo de Renvåg Miriam, la cantante de la banda noruega Ram-Zet) que incomodarán a los fanáticos tradicionales.

Yo he escuchado varias veces este disco... hasta en el fondo con cierto placer culpable, y no creo que pueda ser calificado como malo, ni mucho menos, sobre todo si es el primer contacto con el grupo, pero lo cierto es que para los que hemos escuchado trabajos anteriores de Eternal Tears of Sorrow, "Saivon Lapsi" es un disco un poco flojo... dentro de lo que han dejado oír previamente, repito.

Creo justo decir que Eternal Tears of Sorrow hace más o menos hacen lo que se espera que suceda en el actual mundo del Progresivo y el Death Melódico. La música está dominada por riffs de guitarras agresivos y buenos, junto con algunas bellas melodías. Vocalmente es estándar y no son muchas las cosas nuevas que muestran aquí; suena casi como lo hicieron habitualmente. Técnicamente esta bien tocado y la producción, sin ser espléndida, está bastante bien. El songwritting es quizás lo mejor y puede que colocado en manos y voces un poco más duras (o más a su vieja usanza) hubiera estado algo mejor.

Diría que este disco realmente tiene sus mejores momentos partir de la mitad, desde The Day en adelante, siendo Beneath The Frozen Leaves, Swan Saivo y Blood Stained Sea, las mejores. Un ambiente triste, tempos rápidos, interludios melódicos, una gran cantidad de pasajes sinfónicos y la voz de Altti Veteläinen, valen la pena, a pesar de no ser un disco a la altura de lo fueron antes.

8/10. Recomendable.

 Bájalo y si te gusta, cómpralo

domingo, 10 de marzo de 2013

Lancer - "Lancer" (Power/Heavy)

La nostalgia y el culto del pasado son parte de la cultura del Heavy Metal. Sobre todo cuando la fuente de inspiración es la década de los 80's, la cual nunca se echa de menos en sitios web, publicaciones e incluso festivales dedicados exclusivamente al sonido que se produce en ese período. Todo esto ha llevado a un estilo de culto dentro del mismo Metal, que se manifiesta a través de la creciente ola de bandas de Retro Thrash que han surgido en los últimos años y que, en mi opinión particular, con algunas particulares y honrosas excepciones, en general han derivado en un sonido genérico y en algunos casos, totalmente innecesario.
 

En esta nueva oportunidad los suecos de Lancer también contribuyen con su mirada hacia el futuro usando la nuca, para proveernos de una nueva cosecha de Power/Heavy ultrameloso. Formados en 2009 en la ciudad de Arvika, la banda está compuesta por Isak Stenvall (voz), Peter Ellstrom (guitarra), Fredrik Kelemen (guitarra), Emil Öberg (bajo) y Sebastián Pedernera (batería) y acaba de lanzar su primer álbum, bautizado sólo con el nombre de debut del grupo y el cual se convertirá en elemento de interés para una parte importante de metaleros nostálgicos y/o nóveles.

La razón de esto es sin duda la mezcla de influencias que conforman la música del quinteto: voz muy bien construida -lo mejorcito sin duda-, guitarras rápidas, melodías y arreglos que hacen referencia directa al Iron Maiden de los años '83 y '84 y a la marcada fase Helloween de los '87-'88, y lo más particular y remarcable: un vocalista que tiene un tono de voz que se encuentra en el punto medio entre Michael Kiske y Tobias Sammet y a veces, trae a la mente el joven Bruce Dickinson.

Yo sabía que tanto almibar tenía que venir de un sitio conocido y como no!, buscando información he encontrado que el disco está producido por el duo más melódico, cheesy y epítome del Power existente... ¿Hace falta que los nombre?... bueno, sólo para que los recién llegados no digan que abuso: los hermanos Tommy y Ronny Reinxeed Milianowicz, graban su impronta en este disco, produciendo otra vez un disco con el trabajo curricular de la talla de Hammerfall, pero la falta de espíritu que sólo ellos saben hacer... lo siento, se que mi posición frente a los Reinxeed nunca ha sido muy buena, pero es que creo que su influencia no permite avanzar al género.

Aún a pesar de lo dicho, el debut de Lancer, si bien es cierto muestra la energía típica de la década de 1980, puede decirse que tiene una diferencia fundamental con la gran mayoría de los grupos que reciclan el sonido y la estética de la época: en lugar de nostalgia pura y simple, ofrecen cierto nivel de composición y trabajo sólido y cuidadoso, aunque siempre anclado en el pasado, con una razonable cantidad de talento que ofrece algo más de frescura que lo estándar. Definitivamente si eres fanático de Iron Maiden, Helloween, Gamma Ray, Hammerfall y Edguy el disco te va a gustar. Los nueve temas del disco están llenos de coros pegadizos y melodías efectivas, así como mucha emoción para practicar un buen solo de air guitar y andar tarareando por ahí todo el día.

Entre la canciones que componen el disco, destacan Purple Sky, The Exiled, Young & Alive, Dreamchasers y Mr. Starlight. Hay algunos problemas evidentes cuando la banda trata de hacer algo más dramático, como en Seventh Angel y Between The Devil And The Deep, canciones con pretensiones excesivas y hasta cierto punto innecesarias, la banda es lo que es y no le hacen falta escarceos complejos.

La verdad es que cuando el culto al pasado viene con buenas dosis de talento, en lugar de nostalgia, pura y simple, las cosas acostumbran a salir bien. En este caso "Lancer", aunque presenta un trabajo razonable, espero que el buen potencial que sugieren tener se materialice de mejor manera en su próxima producción, que estando de la mano de los Reinxeed, no debe tardar mucho en llegar.

Ninguna de las canciones es particularmente inventiva, pero el disco maneja bastante diversión con buenos riff de apertura que conducen a canciones rápidas y muy melódicas, con coros generalmente buenos. "Lancer" está razonablemente bien, pero le falta 'punch'. Le va a gustar al sector al que va especialmente dirigido, pero no tiene mucho que ofrecer a los oidores más de avanzada.

7/10
 

jueves, 7 de marzo de 2013

Soilwork - "The Living Infinite" (Melodic Death / Thrash)

"The Living Infinite" es un álbum doble de Thrash/Melodeath de una de las figuras del género, Soilwork. Sin duda, hace hincapié en las tendencias melódicas del estilo a lo largo de su recorrido, demasiado-demasiado largo, por cierto. Tiene un montón de voces limpias y riffs, un poco sobre actuadas por momentos, así como interludios etéreos cuyo casi único objetivo parece ser que los solos brillen. En general, el disco no está mal, pero resulta largo, no demasiado intenso y a veces, poco 'lleno'.
 
 
Algunas de las pistas cuentan con texturas de sintetizador interesantes y elementos acústicos bien hechos. La musicalidad general en este álbum es de buen gusto, con ningún elemento dominando especialmente sobre los otros, lo que puede ser atribuido a la producción agradable. La composición de canciones está a la altura de ciertas proezas anteriores de la banda y si bien es cierto no supera sus mejores trabajos, es interesante y hasta cierto punto, divertido. Canciones como Tongue, Vesta, This Momentary Bliss o Leech tienen un poder muy singular e interesante, con coros que agradan al oyente, para luego dirigirse hacia tendencias más metálicas.

Ninguno de los dos discos de este álbum predomina sobre el otro, o quizás más bien, la cohesión entre ellos es de buen calibre; una buena demostración en general, con piezas muy variadas, especialmente en el segundo disco, pero para mí está lejos de "A Predator's Portrait" y "Natural Born Chaos". Carece de ese empuje adicional que hace de un álbum algo memorable. Soilwork, en mi opinión, parece haber vuelto a las pisadas de "Stabbing the Drama".

Siendo un poco más realista, Soilwork no se porque tengo la sensación de que terminó en un callejón sin salida, que le ha hecho perder credibilidad. El último disco que grabaron recibió críticas mixtas, además de que parece sufrir de la saturación de Death Melódico que parece estar afectando el Metal y la capacidad creativa de muchas bandas. Este doble disco, "The Living Infinite" que se atreve a durar hora y media, habla de su amor propio y creencia en sí mismos, pero es a la vez una decisión inusual de estos suecos para intentar recuperar el trono... es una apuesta riesgosa, no demasiado lograda.

Es cierto que melodía y modernidad conviven con facilidad en este trabajo, sin olvidar nunca la potencia que muestra, con matices Prog inesperados, a la vez que tiene un trabajo interesante  de orquesta que le sirve de introducción al disco, luego agraciado con una serie de piezas colocadas de manera interesante, en una experiencia razonablemente satisfactoria.

En general, pueden sentirse con "The Living Infinite" ciertos lugares comunes que, a veces, tienen atisbos positivos dentro de las melodías y voces. El disco en general puede ser algo repetitivo y definitivamente suena bastante similar a lo que siempre ya ha sonado en la banda. Cuando se trata de este tipo de música, que sólo trae a la memoria a In Flames, se nota que se han podido haberse estancado luego de haber encontrado la receta que funcionó una vez, o dos veces, necesitando urgentemente nuevas ideas.

El álbum en sí no es malo, simplemente un poco aburrido. Valió la pena escucharlo un par de veces, aunque demostró que no es demasiado lo que ha estado sucediendo en el terreno de Soilwork. Si eres un fanático del grupo puede que te parezca interesante, para el resto... está sólo más o menos bien.

6.5/10



miércoles, 6 de marzo de 2013

Rotting Christ - "Kata Ton Daimona Eaytoy" (Black/Goth Melodic)

¿Puede este grupo griego ser mejor? Bueno, literalmente, son cada vez mejor, con cada álbum. Este nuevo álbum es una continuación de su trabajo, con melodías increíbles que penetran los sentidos demostrando porque son, probablemente, los mejores músico Black Goth Melódicos en la actualidad.


Este es el undécimo álbum de los griegos Rotting Christ, llamado "Κατά τον Δαίμονον Εαυτού" ("Kata Ton Daimona Eaytoy" en alfabeto occidental) algo así como 'Cuando se es Demonio', fue lanzado el pasado 1 de marzo por el sello francés Season of Mist (como siempre ocurre con los grupos griegos). El título es un refraseo de la famosa frase 'haz lo que quieras', del controvertido ocultista inglés Aleister Crowley, inmortalizado en los libros del escritor brasileño, Paulo Coelho.

El trabajo es el sucesor de los discos "Theogonia" (2007) y el excelente "Aealo" (2010), álbumes que marcaron el nacimiento de un nuevo sonido para Rotting Christ, con ricas melodías y elementos étnicos que hablan de la cultura milenaria de su país de origen. "Κατά τον Δαίμονον Εαυτού" es una continuación, el nuevo capítulo de esa reinvención.

Producido por el vocalista, guitarrista y líder Sakis Tolis junto a Jens Bogren (Kreator, Paradise Lost), el álbum contiene diez canciones originales, más un cover de Welcome to Hell, clásico de Venom. En una comparación directa con "Aealo", "Κατά τον Δαίμονον Εαυτού" suena más oscuro y menos 'alegre', además de considerablemente más pesado. Como había ocurrido en el álbum anterior, la inclusión de elementos étnicos se convirtió en la canción de la más extraña de Rotting Christ, con una atmósfera sobrenatural omnipresente. Sumado a ello el uso constante de los coros en casi todas las composiciones y la sensación que me produjo de que, al escuchar el disco, se podía materializar ante mis ojos una ceremonia de magia negro o algo así.

El efecto dramático de esta unión de elementos es abrumadora, siendo la construcción de la producción una experiencia que pocos discos puede ofrecer. Hay velocidad y peso en él, pero no hay agresión, casi no hay sonido de violencia, más bien sus elementos convergen en el punto de las composiciones extremadamente visuales y cinematográficas, de las que sacan a la luz lo que está oculto a nuestro alrededor.

Grandes melodías discurren en una base llena de blastbeats y ritmos variados, siendo el resultado uno de los sonidos más originales en el Metal surgidos en los últimos años. Uno de los aspectos más destacados es el trabajo de guitarra de Sakis y Emmanuel George, produciendo tramos complicados e inspirados. Completan el cuarteto el bajista Vaggelis y Themis en la batería. Los elementos instrumentales de alta riqueza no sólo se presentan en el disco, sino en todos los trabajos recientes del grupo, lo que permite recordar que hace no tanto tiempo se ridiculizaba a la banda por no dominar debidamente sus instrumentos. Hoy en día, lo que se oye es un refinamiento y buen gusto raro en el universo del estilo.

Pistas excelente que reafirman a Rotting Christ como una banda rara que, a pesar de estar en la escena desde 1987, vive ahora su mejor momento creativo y artístico. Canciones como In Yumen-Xibalba, P'unchaw Kachun-Kachun Tuta Kachum, Grandis  Spiritus Diavolos y la del título del disco, son sensacionales demostración de cómo el grupo está volando alto. Repiten la gran demostración realizada con "Aealo", utilizando una voz femenina en Cine Iubeste Si Lasa para mejorar aún más el drama de los acontecimientos, poniendo calidad en un trabajo de calidad. La canción Rusalka es otro punto a destacar, voces guturales y misteriosas que alternan con susurros.

Dueños de una originalidad innegable, el sonido actual de Rotting Christ, sólo parece estar atrapado dentro de sus propias fronteras, por lo que a veces, en temas como Iwa Voodoo y Gilgames se perciben cierta repetición de ideas, sin tanta brillantez como en el resto de de las piezas; la sensación se reitera, pero en dosis más pequeñas, en la pareja de canciones que cierran el disco, Ahura Mazda-Azra Mainiuu y 666.

"Κατά τον Δαίμονον Εαυτού" es uno de los mejores discos de la carrera de Rotting Christ y reafirma el gran momento que ha venido viviendo en los últimos años. Dueño de una impresionante musicalidad, a pesar de sonar repetitivo por momentos, da fe de la condición de la banda como una de las más importantes en la actualidad.

Sólido esfuerzo y producción de este grupo, el cual debe estar dentro de las listas para 2013 de todo metalero que se aprecie de seguir al Black.

8.5/10

Bájalo y si te gusta, cómpralo